31/1/2024 | 12:23         
TURISMO
Lobería: naturaleza y una historia atrapante
Además de un rico pasado, mar, río y sierras se mezclan en este partido de la provincia de Buenos Aires.
Lobería: naturaleza y una historia atrapante

Mar, río y sierras se conjugan de manera extraordinaria en el partido de Lobería, cuya ciudad cabecera fue fundada el 31 de enero de 1891. En medio de un territorio que va desde las sierras de Tandilia hasta el litoral atlántico argentino, este destino ubicado en el sudeste de la provincia de Buenos Aires, entre Necochea, Tandil, Balcarce y el Océano, es ideal para unos días de relax.

Lobería, cabecera del municipio, cuenta espacios verdes para que todas puedan disfrutar, con importantes museos, emprendedores, artesanos, fiestas populares y personajes destacados en la cultura, la ciencia y el deporte nacional.

Ubicada en la parte central del partido, se destaca por su vida cultural y social. Allí se puede recorrer sus sitios históricos, degustar su gastronomía local y visitar el Museo de Ciencias Naturales “Gesué P. Noceda” y el Museo de Historia “La Lobería Grande”, paradas indispensables para conocer las singularidades del lugar.

Éste último se dedica a conservar, proteger y difundir el patrimonio histórico y cultural local. En su mayoría, las reliquias y piezas que se encuentran en dicho lugar rescatan las costumbres gauchescas, los comienzos del pueblo y el establecimiento de sus comercios, el asentamiento de la industria molinera, entre otros hechos históricos de la localidad y documentación de importancia para reflejar el pasado de esta región.

 referente
El Museo Lobería Grande.

La historia de Lobería

Cuenta la historia que el partido fue creado el 25 de diciembre de 1839, por un decreto de Juan Manuel de Rosas, a cargo del Superior Gobierno de Buenos Aires. Pero su ciudad cabecera fue objeto de un largo debate entre los ciudadanos que querían que su emplazamiento fuera en la zona costera y aquellos que consideraban que debía hacerse en la zona serrana de su territorio. Las controversias se saldaron 52 años más tarde y la fundación recién se concretó el 31 de enero de 1891.

Su nombre se debe a la gran cantidad de lobos marinos que poblaban sus costas en los años de 1580 y que llamó la atención al fundador de Buenos Aires, Juan de Garay, según lo transmitió en una carta al rey de España. Posteriormente, se la conoció como el pago de Las Loberías, luego pasó a ser el partido de La Lobería Grande hasta finalmente adoptar el nombre actual.

 referente
Arenas Verdes, un hermoso balneario bonaerense.

Qué visitar en el partido de Lobería

Además de los museos y la historia que florece en la ciudad cabecera, los viajeros que llegan hasta este partido pueden aprovechar de la zona serrana, donde el entorno natural invita a realizar múltiples actividades. Aquí es posible practicar la escalada en roca y el trekking con diverso grado de dificultad para disfrutar deportivamente o en familia. El Museo Histórico del pueblo de San Manuel es una parada obligada para quien recorre la zona.

También un destino importante es el Río Quequén, que tiene como origen una palabra indígena en dialecto araucano, “kem-kem”, cuyo significado es “barrancas altas”. Se trata de un curso fluvial del sudeste de la provincia cuya naciente se ubica en el partido de Benito Juárez y su desembocadura en el mar Argentino. Es ideal para desarrollar actividades en contacto con la naturaleza; entre las prácticas más destacadas se ubican la pesca y el kayakismo.

Finalmente, en épocas de verano el balneario Arenas Verdes con sus playas agreste y tranquilas a 50 kilómetros de la ciudad, son un sitio increíble para descubrir. Cerca del balneario se puede disfrutar la imperdible belleza de la Bahía de los Moros o una escapada a la vecina ciudad de Necochea. (DIB)