19/1/2024 | 11:54         
TURISMO
Más de 10 destinos de la costa bonaerense para disfrutar de playas y paisajes naturales este verano
La Costa Atlántica bonaerense ofrece destinos en los que las playas son protagonistas, con paisajes bucólicos y escenarios que combinan bosques frondosos, museos y sitios históricos, gastronomía criolla y de autor, excursiones, paseos, arte, termas, deportes, propuestas que incluyen todos los gustos y los bolsillos.
Más de 10 destinos de la costa bonaerense para disfrutar de playas y paisajes naturales este verano

Las playas extensas y los médanos se encadenan con bosques agrestes y conforman una postal de cuento en las localidades de Claromecó, Orense y Reta, del partido de Tres Arroyos, destinos que ofrecen una estadía tranquila para toda la familia y son muy elegidas por quienes aman la pesca.

Entre los principales atractivos de Claromecó se destacan el Faro de 54 metros de alto, la Estación Forestal, el Molino Eólico, el Caracolero a la vera del mar y el arroyo que separa el barrio Dunamar del resto de la ciudad.

Reta, por su parte, alberga el Túnel Submedanal, que permite pasar a las playas bajo las dunas; la Gruta de Lourdes y el Río Quequén Salado, mientras que en Orense, el Médano 40, por su altura, permite una vista panorámica inigualable de la Villa; y la gruta en forma de caracol y el Centro Cultural Francisco Hurtado.

Otra alternativa es el departamento de Pinamar, con un escenario natural que se dibuja en senderos curvilíneos de dunas, pinares y playa, arquitectura residencial y suntuosa, que va desde típicos chalets de techo a dos aguas y tejas coloniales hasta modernas construcciones, y una gran zona comercial, de restaurantes y bares para todos los gustos.

Golf, polo, tenis, pesca, travesías 4x4, cabalgatas, surf y obras de teatros, talleres de arte y conciertos son algunas de las propuestas de las localidades de Cariló, Valeria del Mar, Ostende y Montecarlo.

Para quienes buscan tranquilidad, las localidades de Mar de las Pampas, Mar Azul y Las Gaviotas se caracterizan por ser las más tranquilas del partido de Villa Gesell, con sus tonos arena, madera y verde a lo largo de 70 kilómetros de costa.

Uno de sus monumentos más icónicos es el Faro Querandí, ubicado al sur del partido, dentro de una reserva natural que protege el ecosistema dunícola argentino, mientras que la popular avenida 3 concentra la actividad comercial, con un tramo peatonal durante el verano y multitudes la recorren entre la oferta de espectáculos callejeros, las artesanías, el bingo y los obsequios para el recuerdo.

En tanto, San Cayetano se propone como aldea gaucha con todas las características del paisaje Atlántico y la particularidad de ser un pueblo chico con mar, con un casco urbano que ocupa 173 hectáreas divididas en menos de 300 cuadras, donde predominan las casas bajas, los espacios libres y una vegetación abundante.

Sus 28 kilómetros de costa, con pequeñas bahías, rocas, cadenas de médanos, acacias, pinos y viento marino, invitan al esparcimiento, con propuestas de pesca desde la costa o en salidas embarcadas.

El Corredor Danés, del partido de San Cayetano, es un circuito donde descendientes daneses transmiten sus tradiciones y distintos establecimientos realizan propuestas de turismo rural, entre lo danés y lo criollo. Un paseo alternativo es la Reserva Natural Arroyo Zabala.

En el partido de Villarino, en el balneario La Chiquita confluyen costas de río, lagunas y mar.

Su ciudad cabecera, Médanos, reconocida por la producción de cebolla y ajo, ofrece recorridos por sus plantaciones y días de relajación en las termas locales.

Además, alberga la Reserva Natural Provincial Laguna Chasicó con su ecosistema acuático y aves, entre las que se destacan flamencos, y un importante sitio arqueológico, con restos de megafauna como los gliptodontes y megaterios.

En la localidad de Pedro Luro, cuna de Ceferino Namuncurá, se erige la réplica del antiguo Fortín Mercedes y un complejo termal, que según estudios de la Universidad del Sur las aguas que salen de su surgente tienen 920.000 años.

El Balneario La Chiquita es la primera playa del litoral marítimo bonaerense después de Bahía Blanca, con aguas cálidas, zona medanosa y un entorno natural que permanece intacto.

Este destino atrae a las personas dispuestas a la aventura en travesías 4 x 4 y a quienes aman pescar porque, desde la costa, llegan a atrapar tiburones, cazones, pejerreyes y corvinas.