10/8/2023 | 11:54         
TURISMO
Una escapada natural hasta San Rafael
A 37 km de la ciudad está el Cañón del Atuel y el paraje denominado Valle Grande. Allí el Río Atuel corre en su lecho de piedras y ofrece la posibilidad de disfrutar de la naturaleza a pleno.
Una escapada natural hasta San Rafael
San Rafael, ideal para salir a caminar y obtener las mejores imágenes. (Turismo San Rafael)

Atravesada por los ríos Atuel y Diamante, San Rafael, en el sur de la provincia de Mendoza, suele ser una de esas ciudades que aporta soluciones a los interrogantes que se presentan ante un viaje, porque combina relax, naturaleza y adrenalina. Su valle soleado, las bodegas con vinos de primer nivel, la tranquilidad de sus noches y la inmensidad de sus montañas, se mezclan muy bien con el tradicional rafting, el rappel, la tirolesa o el buceo, para los que son más inquietos.

A 37 km de la ciudad está el Cañón del Atuel y el paraje denominado Valle Grande. Allí el Río Atuel corre en su lecho de piedras y ofrece la posibilidad de disfrutar de la naturaleza a pleno. De principio a fin, este camino va bordeando el río Atuel y custodiado por paredes de 260 metros en ambos costados. Los colores en la roca y las centrales hidroeléctricas son atractivos junto a la Cuesta de los Terneros, el Mirador San Francisco de Asís, El Nui (embalse, Club de Pescadores y Villa El Neil) y Valle Grande, donde se puede hacer un placentero viaje en catamarán, rafting o cabalgatas. El recorrido total de este circuito es de unos 160 kilómetros y pese a ser en gran parte de ripio, está en muy buen estado.

A 40 km de San Rafael, el embalse Los Reyunos es un oasis de 750 hectáreas que invita a zambullirse en las aguas provenientes del río Diamante. Además de un club de pesca y lugares para alojarse, el lago ofrece deportes de aventura como esquí acuático, rappel, buceo, paseos en canoa y tirobangi, una tirolesa de 600 metros que une las dos márgenes del embalse.

Los que llegan hasta San Rafael en auto, suelen tomarse algún día para hacer un par de kilómetros y llegar a otros destinos o a la misma Mendoza capital. Sin embargo, entre las escapadas más elegidas están Las Leñas, ya que este paseo permite contemplar una sucesión de cordones montañosos que albergan tesoros al alcance de la mano. Durante el recorrido se conoce Salinas del Diamante, El Sosneado, Los Molles (con opción de un fantástico baño termal), la Laguna de la Niña Encantada, el Pozo de las Ánimas y el encantado Valle de Las Leñas. (DIB)