5/8/2022 | 15:37         
ARGENTINA-MUNDO
Un científico se disculpó por subir a Twitter una foto de una rodaja de salame diciendo que era una estrella
El físico francés Etienne Klein publicó una imagen de una feta de fiambre sobre un fondo negro asegurando que se trataba de una imagen de la estrella más cercana al Sol tomada con el nuevo telescopio espacial James Webb. “No puedo creer que no la hayan detectado como falsa enseguida”, aseguró.
Un científico se disculpó por subir a Twitter una foto de una rodaja de salame diciendo que era una estrella

Una historia increíble se develó por estos días, que muestra que los científicos también tienen sentido del humor… aunque quizás no sea comprendido por mucha gente. El físico francés Etienne Klein publicó en las redes sociales una presunta foto de la estrella Próxima Centauri, la más cercana a la tierra, tomada por el nuevo telescopio espacial James Webb. La imagen era sobrecogedora, la primera aproximación jamás vista de una estrella que no fuera el Sol… pero resultó ser la foto de una rodaja de salame. Y Klein tuvo que salir a pedir disculpas, embargado por el asombro de que la imagen no se haya detectado de inmediato como falsa.

“Vengo a pedir disculpas a quienes se hayan escandalizado por mi farsa, que no tenía nada de original. Solo pretendía incitar a la prudencia respecto a las imágenes que parecen hablar por sí mismas”, posteó vía Twitter el físico galo.

La imagen de la feta de salame (“tranche de chorizo”, en francés) fue publicada por Klein el domingo, sobre un fondo negro.

“Foto de Próxima Centauri, la estrella más cercana al Sol, situada a 4,2 años luz de nosotros. Fue tomada por el JWST. Qué nivel de detalles… Un nuevo mundo se desvela día tras día”, destacó por ese entonces Klein en la red social.

“Me sorprendió el alcance de la difusión: pensé que la imagen se detectaría inmediatamente como falsa. Y cuando vi que un importante periodista de BFMTV -un canal de noticias francés de 24 horas- se entusiasmaba con el tema y que corría el riesgo de difundirlo, le dije que era una broma. Se lo tomó con mucho humor”, afirmó Klein a la agencia AFP.

“Una farsa tiene un valor educativo. Habla de nuestra capacidad de ser engañados, cuestiona nuestra relación con las fuentes”, sentenció el científico. (DIB)

¿Te gustó esta nota?