18/9/2021 | 11:44         
TURISMO
San Rafael es pura aventura
Magnífico por sus escultóricas dimensiones y por la diversidad de sus colores, el Cañón del Atuel es, sin dudas, uno de los atractivos naturales predilectos para quienes arriban en invierno por San Rafael
San Rafael es pura aventura

Al sur de la capital mendocina, emerge la ciudad de San Rafael, abrazada por un paisaje que conjuga montañas, valles y el paso próximo de los ríos Atuel y Diamante, dibujando postales que se completan con los picos nevados que se advierten en las alturas de la Cordillera de los Andes. Senderismo de aventura, historia y cultura en la arquitectura, museos, la oferta gastronómica y las bodegas, componen una paleta multicolor para recibir a visitantes de todas las edades.

Magnífico por sus escultóricas dimensiones y por la diversidad de sus colores, el Cañón del Atuel es, sin dudas, uno de los atractivos naturales predilectos para quienes arriban en invierno por San Rafael. Por su parte, el imponente espejo de agua de Valle Grande completa una oferta natural en la que la presencia humana se rinde ante el inasible entorno. Para quienes gustan la naturaleza con la aventura, la represa de Los Reyunos es otra posta irrenunciable.

Aquellos visitantes que arriban, ávidos de conocer historias y paisajes nuevos, quedan maravillados al llegar a Villa 25 de Mayo, un “pueblo museo” urbano rural ubicado a apenas 25 de kilómetros de San Rafael, en el que se pueden conocer construcciones y viviendas que datan de principios del Siglo XIX y que aún conservan estructuras de adobe original. El colorido de un paisaje puro y el cálido ritmo de vida del lugar se conjugan en esta experiencia muy especial.

El clima de abundantes días de sol a lo largo del año y temperaturas favorables para la maduración de la uva, hacen de San Rafael una tierra ideal para la producción de una gran variedad de vinos de diferentes sabores, aromas y colores. Por ello, para el turismo que llega desde diversas latitudes y longitudes, es ineludible la visita a las más de 20 bodegas de altísima calidad de la localidad.

A los pies de la cordillera de los Andes, la geografía de San Rafael se conecta con los pueblos vecinos a través de caminos que ofician de puntos panorámicos para hacerse uno con la inmensidad de un paisaje multicolor que parece detenido en el tiempo. (DIB)

¿Te gustó esta nota?