22/1/2020 | 11:30         
REGION-PROVINCIA
"Todavía no caigo", dijo Pablo Ventura, tras ser liberado luego se ser implicado en el asesinato de Fernando Báez Sosa
Pablo Ventura, el joven de 21 años que fue liberado tras ser implicado en el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido en Villa Gesell, dijo que todavía no puede "caer" en lo que le tocó vivir, al permanecer tres días preso por un homicidio.
"Todavía no caigo", dijo Pablo Ventura, tras ser liberado luego se ser implicado en el asesinato de Fernando Báez Sosa
Pablo Ventura aseguró ante la justicia que no se encontraba en Villa Gesell

(NA) -- Pablo Ventura, el joven de 21 años que fue liberado tras ser implicado en el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido en Villa Gesell, dijo que todavía no puede "caer" en lo que le tocó vivir, al permanecer tres días preso por un homicidio.

"Ahora me siento mucho mejor, pero todavía no caigo", expresó el muchacho, que fue liberado tras no encontrarse evidencias de que estuvo en Villa Gesell la noche del crimen y sí de que permaneció en Zárate.

En tanto, Juan Carlos, padre del muchacho, consideró que su nombre fue "tirado como un chiste" por algunos de los diez rugbiers detenidos por el caso.

"Llegué a la conclusión de que cuando los allanaron no estaban sabiendo que asesinaron a una persona y tiraron el nombre de Pablo ventura como diciendo un chiste", sostuvo el hombre.

Con pocas palabras, en declaraciones al canal C5N, Pablo dijo que lo que le tocó vivir "fue muy difícil", aunque rescató que durante su detención fue "tratado muy bien".

Por parte, Juan Carlos dijo que los jóvenes implicados nunca se habían peleado con su hijo: "Tuvo un conflicto muy estúpido hace muchísimos años".

El hombre se mostró agradecido con el fiscal Mercury y dijo que puede "comprender los tiempos de la justicia".

Pablo Ventura, fue liberado anoche luego que la fiscal que entiende en la causa no pudiera establecer si el joven participó del ataque del grupo de rugbiers.

La defensa de Ventura presentó, según entendió la fiscalía, las pruebas suficientes para demostrar que el joven no estuvo en Villa Gesell el día del asesinato de Báez, aunque se sigue investigado.

Según trascendió, en las últimas horas la fiscalía buscó probar la presencia de Ventura en Villa Gesell a través de la filmación de un auto que partió de una zona cercana a la vivienda donde se hospedaba el grupo de rugbiers, pero las grabaciones de cámaras de peajes no lograron confirmar que se trataba el auto de la familia Ventura.

En las mismas aparece un vehículo que coincide con el modelo que maneja el padre del remero, José María, pero en ningún momento pudo confirmarse que el vehículo haya pasado por los peajes que conectan la ciudad costera con Zárate.

También se comprobó que en el contrato de alquiler de la casa donde detuvieron a los diez deportistas figuraban los nombres de todos ellos menos el de Ventura.

Otra prueba determinante fue el video con el que la familia de Ventura aseguró que el joven había cenado con ellos en Zárate la noche previa al asesinato de Fernando.