14/1/2020 | 11:13         
ARGENTINA-MUNDO
Sorpresa, enojo y silencio por los dichos de Berni, que ahora busca bajar el tono
Los gobiernos nacional y provincial evitaron hoy elevar el tono de la polémica por los dichos del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, aunque esperan resolver los cuestionamientos "puertas adentro". En tanto, cerca del funcionario pidieron "quitarle dramatismo" a sus declaraciones.
Sorpresa, enojo y silencio por los dichos de Berni, que ahora busca bajar el tono

(DIB).- Los gobiernos nacional y provincial evitaron hoy elevar el tono de la polémica por los dichos del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, aunque esperan resolver los cuestionamientos "puertas adentro". En tanto, cerca del funcionario pidieron "quitarle dramatismo" a sus declaraciones.


Los dichos de Berni, que esta mañana contestó directamente una alusión de Alberto Fernández a sus críticas a la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, generaron preocupación y malestar tanto en la Gobernación como en la Casa Rosada.

Más temprano, voceros de Fernández y del gobernador Axel Kicillof destacaban que la relación entre ambos pasaba por su mejor momento desde el comienzo de la gestión, tras un primer tembladeral provocado por el fracaso del tratamiento de la Ley Impositiva, en vísperas de Año Nuevo.

El jueves pasado, Fernández se había referido cariñosamente a Kicillof al sostener que "este chiquito va a ser un gran gobernador". En tanto, el domingo ambos compartieron un encuentro con productores teatrales de Mar del Plata, en donde el Presidente le reiteró su apoyo por la aprobación de la Ley Fiscal, de cuya negociación participó a través de contactos con referentes residuales de Juntos por el Cambio.

Pero los dichos de Berni enrarecieron el clima de la relación. No porque haya generado un cortocircuito entre el Presidente y el Gobernador, sino porque (así lo creen en la Rosada) profundizó una "brecha" que dio pie a las críticas opositoras.

En Nación rechazaron pronunciarse sobre el asunto, pero hicieron lo posible para que trascendiera el enojo con Berni y expresaron a través de voceros informales que esperaban que el tema se resuelva "puertas adentro" de Gobernación. Es decir, que Kicillof "ordene" a su ministro. Desde la Provincia, en tanto, tampoco hicieron expresiones públicas al respecto.

Desde el entorno de Berni minimizaron el incidente y buscaron restarle dramatismo. "El ministro es absolutamente respetuoso de la palabra del Presidente, y sobre todo de su investidura", aseguraron.

"No hay pelea. En lo estratégico todos coincidimos, son solo diferencias tácticas para alcanzar el plan general", sostuvieron en el entorno del ministro, al tiempo que agregaron que "Néstor Kirchner siempre nos enseñó que nadie es dueño de la verdad absoluta y que cuanto más profunda sea la discusión, mientras que sea con respeto, más nos acercamos más a la verdad".

El origen de la pelea


La pelea entre Frederic y Berni se inició cuando el ministro bonaerense calificó de "disparate" la decisión nacional de prohibir el uso de armas Taser. Antes ya había cuestionado la postura de Nación frente a las drogas.

Sobre las armas, Berni dijo que Frederic rechazaba el uso de las armas no letales porque "nunca" había estado "con un arma por la 9 de Julio con 200 personas esperando cruzar un semáforo". La ministra respondió: "Él tampoco anduvo con una pistola en la mano en la avenida 9 de Julio".

Ayer, en tanto, Alberto Fernández respaldó sin reservas a su ministra, al sostener que "expresa exactamente lo que yo creo que hay que hacer en materia de seguridad. Cuenta con todo mi aval, con todo mi apoyo y estoy seguro que está en la senda correcta y el resto son opiniones de alguien".

Sobre Berni, opinó que "sería bueno que se ocupe de la provincia de Buenos Aires, que tiene muchos problemas para resolver, básicamente".

Esta mañana, el ministro bonaerense retrucó y señaló que "me dedico permanentemente a la provincia e intento hacer lo mejor, desde una mirada profesional, no desde una mirada caprichosa o ideológica".

Además, aseguró que su par nacional "no expresa lo que pensamos la mayoría de los bonaerenses".

Críticas opositoras


Varios referentes de Juntos por el Cambio aprovecharon la "veta" para cuestionar la gestión de seguridad del oficialismo. La primera en hacerlo fue la exministra del área, Patricia Bullrich, quien indicó que "no se puede manejar la seguridad de un país en medio de la hostilidad entre ministros" porque "los que sufren la discusión de la política son los ciudadanos".

En tanto, el exsenador y excandidato a vicepresidente, Miguel Ángel Pichetto, aprovechó para criticar a Frederic, al indicar que "la seguridad en manos de esta señora antropóloga es algo muy malo y peligroso. La visión esta ideológica progresista destruye y hace débil al país".

Por su parte, el diputado y jefe del radicalismo nacional, Alfredo Cornejo, señaló que "un Estado desorganizado no puede combatir al crimen organizado". En tanto, su correligionario Mario Negri, titular del interbloque de diputados de Juntos por el Cambio, aseguró que "la pelea entre Berni y Frederic muestra "la improvisación del Gobierno sobre un tema extremadamente sensible y es también una invitación al delito para multiplicarse".