3/11/2019 | 11:36         
LOCAL
Las cenizas de difuntos ya pueden ser sepultadas en la Parroquia
La parroquia San Francisco de Asís instaló un cinerario, y lo ofrece a toda la comunidad (no sólo a la feligresía católica) para que depositen allí las cenizas de sus seres queridos fallecidos y cremados. El lugar está disponible de manera gratuita, y es para siempre.
Las cenizas de difuntos ya pueden ser sepultadas en la Parroquia

La parroquia San Francisco de Asís instaló un cinerario, y lo ofrece a toda la comunidad (no sólo a la feligresía católica) para que depositen allí las cenizas de sus seres queridos fallecidos y cremados. El lugar está disponible de manera gratuita, y es para siempre.

La inauguración se llevó a cabo el domingo pasado, luego de la misa vespertina, y ya en ese momento hubo una familia que lo utilizó para depositar cenizas.

El cinerario está ubicado al costado del atrio, sobre el ala izquierda, en el mismo lugar donde yacen los restos del sacerdote Pedro Silván Vidal, fallecido en 1942. En la cabecera de la sepultura fue excavada una fosa, luego cubierta con una losa, y se colocó un monumento hueco, con una cruz en la parte superior, que puede ser abierto para introducir las cenizas en el sitio de su descanso eterno.

Según aclaró el cura párroco Hugo Papaleo, el cinerario está diseñado para contener sólo cenizas, no urnas ni ningún otro tipo de recipiente.

Explicó Papaleo que "acá están los restos del padre Pedro Silván Vidal; junto a él, en la cabecera, se ha construido una fosa que va directamente a tierra, con una losa encima, y arriba de todo un monumento con una cruz que remata. A través del conducto interior se introducen las cenizas".

Dijo también que "un cinerario es un lugar que la Iglesia propone y ofrece libremente a quienes quieran aceptarlo, para depositar las cenizas de las personas que creman. Es un lugar sagrado, donde se reza, una especie de capilla en la entrada del templo, por lo que las personas que dejan las cenizas de sus seres queridos aquí tienen la oportunidad de rezar por ellos, y se le ofrece también la santa misa".

"Esto es ofrecido por la Iglesia gratuitamente a quien quiera. Hoy ha crecido mucho la cremación, por lo que muchas parroquias están instalando sus cinerarios.
También hubo un pedido del papa para que la Iglesia ofrezca algún lugar digno, sagrado, para depositar las cenizas con todo el respeto que se merecen. Algunas personas las tienen en sus casas, otras veces en un campo, y ahora nosotros ofrecemos esto", agregó Papaleo.

"Lo hemos bendecido el domingo, y ya hemos traído las cenizas de un joven que murió hace veinte años y fue cremado en estos días. Mucha gente crema difuntos que han fallecido hace mucho tiempo, y ahora tienen la oportunidad de sepultarlos aquí. La parroquia conserva un documento, un libro de difuntos, con un acta que se redacta por cada sepultado: el nombre del que ha muerto, la fecha de nacimiento y de deceso, la fecha de la disposición de las cenizas, el nombre de quien lo pide, y un testigo", dijo después.

Las cenizas son dispuestas directamente por los familiares del fallecido; no es necesaria la participación de empresa funeraria alguna. "Es lindo, eso sí, que haya algún ministro, un diácono, alguien que esté para una bendición y una oración en el momento de depositar las cenizas. Está abierto a todos; es un servicio, y seguramente a muchos les resultará útil".

Más fotos: