29/9/2019 | 13:42         
TURISMO
Santa Cruz, una fiesta sensorial
Santa Cruz es una provincia todoterreno. De norte a sur, tanto en la costa atlántica como en la cordillera, uno puede encontrar postales únicas. Además, de tres hermosos parques nacionales, que la colocan en el centro de la escena turística de la región, hay ciudades Río Gallegas, Puerto deseado o El Calafate que permiten detenerse a disfrutar de sus encantos interminables.
Santa Cruz, una fiesta sensorial
Historia de los trenes, la pesca y sitios histórico son atractivos destacados, además del avistamiento de aves y fauna marina

Santa Cruz es una provincia todoterreno. De norte a sur, tanto en la costa atlántica como en la cordillera, uno puede encontrar postales únicas. Además, de tres hermosos parques nacionales, que la colocan en el centro de la escena turística de la región, hay ciudades Río Gallegas, Puerto deseado o El Calafate que permiten detenerse a disfrutar de sus encantos interminables.


Ya sea en el denominado Corredor Ruta Azul que se extiende por la ruta nacional 3 con sus pueblos y puertos cargados de historias, vida rural y naturaleza virgen, hasta la famosa ruta 40, que une los lagos cordilleranos entre montañas y valles, el viajero encuentra diversos colores de acuerdo a la época del año que recorra la región.

El denominado Corredor Ruta Azul se atraviesa el litoral marino costero, cruza (de sur a norte) ciudades y pueblos desde Río Gallegos hasta Caleta Olivia, además de parques nacionales en la provincia. En la capital provincial, la historia de los trenes, la pesca, la fotografía y la visita a sitios de interés histórico son atractivos destacados, además del avistamiento de aves y fauna marina en su hermosa costa.


Otra de las ciudades del circuito es Puerto Santa Cruz, en la margen sur del estuario del río Santa Cruz, y que ofrece un paseo costero y la valiosa arquitectura de fines del siglo XIX y principios del XX en varios edificios. Mientras que Comandante Luis Piedrabuena, que se caracteriza por su imponente isla Pavón, sus lugares para pescar, puestos artesanales y la belleza del río Santa Cruz, marca a pocos kilómetros la continuidad de este corredor.

También en el corredor se destacan Puerto San Julián, el primer punto de la actual Argentina que tocó Magallanes en su vuelta al Mundo, y Puerto Deseado, que cautiva con sus riquezas naturales y culturales y su biodiversidad en áreas protegidas, donde se pueden avistar pingüinos, toninas, lobos marinos y gran variedad de aves, además de visitar lugares con ancestrales pinturas rupestres. Los atractivos salientes de esta localidad son los secretos de la ría, el mar y la isla Pingüino, convertida en Parque Nacional, donde se encuentra la única colonia de pingüinos de penacho amarillo de acceso continental.

Jaramillo y Fitz Roy, que nacieron a la vera del trazado ferroviario; Pico Truncado, con rastros de los patrimonios arqueológicos, paleontológicos y geológicos de la zona; y Caleta Olivia, que expone la historia de la industria petrolera en el parque Temático 26 de Junio, son ciudades que también permiten conocer parte de la idiosincrasia provincial.

En esta región, además, hay que detenerse en dos imperdibles: el Parque Nacional Monte León, una reserva natural que abarca una amplia franja costera y su lecho marino y el Parque Nacional Bosque Petrificado de Jaramillo.

Rumbo cordillerano

Consolidad como un gran símbolo nacional, “la 40” permite en la provincia patagónica el acceso a sus principales atractivos turísticos: el Parque Nacional Los Glaciares, el sitio arqueológico “Cueva de las Manos”, el fantástico Lago Buenos Aires y el Parque Nacional Perito Moreno. En el sur, la ruta sorprende con experiencias como la de divisar desde 100 km de la cordillera la silueta del cerro Fitz Roy, en cuya base está el pequeño pueblo de El Chaltén.

En el centro, los lagos Cardiel y Strobel invitan a la pesca deportiva de gran porte, mientras la ciudad de Gobernador Gregores permite conocer el pasado esplendor ganadero de la zona y los conflictos que hicieron trágica la Patagonia a través de un circuito que agrupa estancias de todas las épocas. Sin duda, un viaje inolvidable.

Aventura, trekking, kayak, caminatas sobre hielo, estancias, hospedajes novedosos y cruces a Chile, son algunas de las tantas opciones que brinda esta parte de la provincia. Más allá de los destinos clásicos como la visita al Perito Moreno, hay excursiones novedosas, si es que uno va con tiempo. Por ejemplo, Huella de Glaciares, un sendero de largo recorrido que conecta la Reserva Natural Lago del Desierto y su bosque autóctono con Villa Ohiggins, en Chile, un total de 120 kilómetros que se pueden cumplir en nueve días.

Otra excursión similar es la de La Ruta Escénica 41, que une Los Antiguos con Lago Posadas, que desde esta temporada primavera-verano cuenta con audioguías vehiculares. En la reserva Lago del Desierto, algunas ofertas incluyen al Refugio Cagliero y se combinan con turismo de estancias al conjugar navegación y trekking con noche en puestos de campo centenarios.

Una posibilidad de tener otra mirada de los bosques y la estepa es en bicicleta y, un caso singular, es la propuesta de combinar kayak con trekking en el río Leona y sus cañadones. Y otras excursiones con base en Perito Moreno llevan a un salar, a los Lagos Posadas y Pueyrredón y al Alero de Charcamata, también con sus expresiones precolombinas en la roca, dentro de una estancia privada.

Más fotos: