6/9/2019 | 07:16         
REGION-PROVINCIA
Protocolo para apariciones de pumas
La estrategia inicial en estos casos siempre es mantener una guardia discreta para que el animal esté tranquilo.
Protocolo para apariciones de pumas

En la noche del 15 de julio pasado, un puma fue visto por vecinos en el barrio El Nacional de Bahía Blanca, en la periferia de la ciudad del sur bonaerense. El ejemplar, una hembra adulta, merodeaba por la zona y hasta pudo ser fotografiado sobre una medianera antes de que lograran atraparlo.

Tras un llamado al 911 llegaron al lugar agentes policiales, y luego referentes de Veterinaria y Zoonosis de la municipalidad local. Primero se mantuvo la vigilancia esperando que regresara por sus propios medios al área natural que comenzaba a unos trescientos metros.

La estrategia inicial en estos casos siempre es mantener una guardia discreta para que el animal esté tranquilo. En este caso, quizá por la cantidad de gente que se había reunido en las inmediaciones, el puma no se retiró sino que se metió adentro del quincho de una casa. Finalmente, se tomó la decisión de sedarlo y trasladarlo a un punto alejado, equidistante entre las ciudades de la zona.

El que se siguió en Bahía Blanca es el protocolo adecuado. Cuando los animales están heridos, también se los seda y luego se los traslada a un centro de rescate o a un zoológico en el que puedan atender sus necesidades.