12/7/2019 | 08:14         
LOCAL
Casi 20 denuncias por violencia en Comisaría de la Mujer; banco rojo y reflexiones
Instalaron un banco rojo. La agrupación Vivir sin Violencia fue la impulsora del evento, que tuvo lugar en la vereda de la plaza que da sobre la Avda. 25 de Mayo, con la presencia del intendente Claudio Rossi, concejales oficialistas, la Licenciada Adriana González –una incansable luchadora del tema– y público en general.
Casi 20 denuncias por violencia en Comisaría de la Mujer; banco rojo y reflexiones

El viernes fue instalado en la plaza San Martín un banco rojo, un símbolo con el que se recuerda "a todas las mujeres asesinadas por quienes decían amarlas".

La agrupación Vivir sin Violencia fue la impulsora del evento, que tuvo lugar en la vereda de la plaza que da sobre la Avda. 25 de Mayo, con la presencia del intendente Claudio Rossi, concejales oficialistas, la Licenciada Adriana González –una incansable luchadora del tema– y público en general.
Durante el acto, Raquel Miguens, de la agrupación Vivir sin Violencia, explicó sobre los trámites que se llevaron a cabo para que Rojas tuviera el privilegio de contar con un banco rojo en un espacio público, en memoria de las víctimas de femicidio. Un símbolo cultural de prevención, información y sensibilización contra el femicidio.

También resaltó la importancia de la prevención, desde la adolescencia, en la lucha contra la violencia y el femicidio.

Cabe señalar que el HCD promulgó la correspondiente ordenanza para poder instalar el banco, ya que, según explicó Raquel Miguens, es un acontecimiento de nivel internacional y no cualquiera puede contar con su banco rojo, ya que hay un protocolo que cumplir.

La agrupación Vivir Sin Violencia fue invitada por el HCD para la instalación, y ese banco simboliza un lugar de respeto, de conmemoración de las víctimas por femicidio.
Aclaró Miguens que este acto no tuvo que ver con actividades partidarias, ni víctimas en particular, pero quiso hacer la salvedad para recordar a Gladis Castro (víctima de un resonado femicidio en nuestra ciudad, aún sin que el culpable pudiese ser detenido) y la lucha incansable de su familia.

Raquel Miguens también informó que en Rojas hay casi veinte denuncias semanales por violencia en la Comisaría de la Mujer, que no termina en algo serio, pero que demuestra que la violencia está instalada, sobre todo en los jóvenes: “Por eso nuestra apuesta, desde nuestro grupo, Vivir sin Violencia, es trabajar por la prevención”, resaltó.

La iniciativa de los bancos rojos nació en Italia, y en 2017 llegó a nuestro país traída por una especialista en violencia familiar y coordinadora de la campaña en Argentina, Elisa Mottini.

El comunicado difundido por Vivir sin Violencia expresa que con estas acciones "se busca generar conciencia y visibilizar el tema, ya que tenemos una mujer asesinada cada treinta horas en medio de vínculos atravesados por la violencia de género".

Los bancos rojos llevan la siguiente inscripción: "En memoria de todas las mujeres asesinadas por quienes decían amarlas."

Manifestaba a la prensa nacional Elisa Mottini al respecto: “El objetivo principal es la prevención, que sea un símbolo de paz y así evitar que la violencia se expanda. Es para que la gente que lea la frase lo retrotraiga a que puede haber un desenlace fatal si no se previene. No es solo un memorial, y aunque me siento muy contenta de que sirva para reparar, también apuntamos a la concientización para la prevención”.

ADRIANA GONZALEZ : “LA VIOLENCIA RECRUDECE Y CADA VEZ HAY MÁS VÍCTIMAS”

Convocada por la asociación Vivir sin Violencia para la instalación del banco rojo en la plaza San Martín, la licenciada Adriana González, de amplia trayectoria por su trabajo en contra de la violencia familiar, estuvo en nuestra ciudad y brindó una charla en el centro cultural Ernesto Sabato sobre el tema de violencia y femicidio.

Dialogando con la prensa, se manifestó satisfecha de que Rojas cuente con su banco rojo “porque es una manera de prevenir la acción violenta”, manifestó.

“Quienes trabajamos en violencia, y lo hacemos desde hace mucho tiempo, todo lo que podamos aportar es sobre la problemática y sobre el cambio de la problemática. No es lo mismo hoy que hace veinte años atrás. Todo lo que sea para concientizar, sirve; tenemos que trabajar todos, desde cada lugar. Antes, cuando no había cosas del Estado, cuando el tema no estaba instalado en la agenda pública, uno siempre demandaba a los gobernantes o a los que tenían el poder para que instauraran, para que dejaran de ser tratados en los juzgados civiles y que, en realidad, se trataran en los juzgados especializados, que son los juzgados de familia; cuando salió la ley de la provincia, en el año 2000, recién.

Pero ahora nosotros estamos haciendo un montón de cosas, y así y todo la violencia está recrudeciendo, y hay cada vez más víctimas. Entonces, desde mi humilde lugar, propongo ver si podemos empezar a pensar un poquito, entre todos e individualmente, que cada uno pueda aportar para que la violencia disminuya, afirmó González.

En cuanto a la edad en que se ve este recrudecimiento de violencia, Adriana González expresó que “en los adolescentes y en las mujeres en una edad activa, no sé si decir de 35 a 50 años, porque por ahí sería estigmatizar, establecer un rango etario que no siempre es así. Pero sí, lo que nosotros podemos ver es que cada vez hay más mujeres muertas por esto, y que hay mucha marcha, mucha difusión, y eso está perfecto".

“Todo lo que se pueda hacer para visibilizar el flagelo está muy bien, pero nosotros, como sociedad, tenemos que empezar a pensar: ¿qué pasa, que aún así la violencia se va incrementando? A mi, lo que me parece, es que tenemos que tomar conciencia de que la violencia necesita normas, y necesita sanciones. Yo estoy hablando de sanciones que correspondan, no estoy hablando de sanciones extremas. Pero las sanciones se tienen que cumplir; los casos se tienen que acompañar. Es una problemática que tiene una alta tasa de reincidencia. Quien no entiende la reincidencia en la violencia familiar, está hablando de otra cosa; o sea, es muy difícil salir. Entonces, por ahí, en los juzgados, van y bueno, como a los tres meses nadie reclamó por la perimetral efectuada, la perimetral queda sin efecto; o si un violento, o una violenta a los tres meses dejaron de molestar, esto solo es causal para que se desestime la perimetral y se deje sin efecto. Bueno, acá necesitamos tratamiento, necesitamos acompañar desde otro lugar, y un seguimiento con autoridad, porque si no, no vamos a poder salir. La violencia es la pérdida de normas”, manifestó, ejemplificando al respecto: “Yo puedo abusar de otra persona porque total la convertí en objeto y es de mi propiedad.
Entonces no, hay que encuadrar esto y decir, esto no se puede hacer y hay que poner las sanciones correspondientes”.

ROSSI: “ME SORPRENDIÓ LA MAGNITUD DE ESTE PROBLEMA”

A la hora de dejar su mensaje, el intendente Claudio Rossi manifestó que en estos casi cuatro años de gestión se vio sorprendido “por la magnitud de este problema. Uno imaginaba, lo que finalmente sucedió, que la gente reclame por viviendas, por mejoras en infraestructura, por orden en la vía pública, etcétera, etcétera; pero no pensé nunca que la agenda diaria estaría tan cargada con temas de violencia familiar".

Reconoció Rossi: “No pensé, en el inicio de la gestión, que tendría que afrontar tanto esta problemática y, como siempre digo, el principio de la solución, muchas veces pasa de cómo se planta uno ante el problema; uno lo puede ignorar, lo puede minimizar o le puede hacer frente; inducir a la reflexión, a esto (señalando el banco rojo) a imponer un símbolo que, de alguna manera, nos haga reflexionar sobre un tema en particular".

“Creo que a partir de acá, no hay que quedarse en esto y seguir trabajando en las distintas áreas del Gobierno. El Estado puede hacer mucho, pero no todo; la familia, las organizaciones de nuestra comunidad tienen que ayudar a la prédica de una mejor convivencia entre todos y a difundir los valores, la esencia que son fundantes de nuestra Nación", agregó.

“Creemos que estamos en la posmodernidad, y hay valores que son esenciales como la ética, la convivencia, la buena relación entre todos los vecinos y las personas”, dijo después.

Luego resaltó la importancia del lugar elegido para la instalación del banco rojo, dada la convocatoria que tiene nuestra plaza central y manifestó: “Siempre que veo una cinta celeste y blanca digo que es un placer estar inaugurando; pero hoy no lo siento así, es un tema que nos lleva más para el lado de la angustia y para el dolor. Aunque creo, reitero, que los problemas hay que enfrentarlos y esto nos va a ayudar a reflexionar, a generar más masa crítica para abordarlo y poder solucionarlo”.

“Agradezco la iniciativa de la Asociación, la del Concejo Deliberante de llevarlo a la práctica, y el compromiso de todos para que esto, más que un banco, sea el inicio de un camino para que las estadísticas que recién nombraba Raquel (Miguens) vayan decayendo. Lamentablemente cuando uno maneja estadísticas, estas no desaparecen, pero en la medida que vayan disminuyendo estaremos haciendo el trabajo”, concluyó.