12/7/2019 | 08:00         
LOCAL
(Ampliación) Visitó Rojas la reconocida escritora Adela Basch
La del viernes pasado no fue una mañana común en la escuela N° 1. En el marco del proyecto "El escritor visita tu escuela", y a propuesta de la asociación "Nueva Paradoja–Crecer leyendo", llegó Adela Basch.
(Ampliación) Visitó Rojas la reconocida escritora Adela Basch

La del viernes pasado no fue una mañana común en la escuela N° 1. En el marco del proyecto "El escritor visita tu escuela", y a propuesta de la asociación "Nueva Paradoja–Crecer leyendo", llegó Adela Basch.

La autora compartió lecturas y relatos con los chicos y sus maestros, y recibió innumerables muestras de cariño, que consideró aún más valiosas que el presente que le entregó la escuela.

A sus setenta y dos años, Adela Basch tiene más de cien libros escritos, y ha recibido numerosos premios. Mientras compartía toda una mañana con chicos y docentes, se permitió instar a todo el mundo, adultos incluidos, a que "escapen de las estructuras muy cerradas y muy fijas" que ofrece la sociedad.

Según se informó desde el establecimiento, esta actividad se ha llevado adelante en años anteriores, y continúa dado el éxito obtenido en cada edición. La asociación organizadora está integrada por un equipo de promotores especialistas en literatura infantil y juvenil que recorre la provincia de Buenos Aires. El objetivo es promover la literatura, acercando libros y autores a sus lectores, desde espacios educativos y culturales.

Informaron desde la escuela que "este trabajo se desarrolla con el propósito de fortalecer el derecho de nuestros alumnos de convertirse en lectores. Para ello es fundamental generar muchas ocasiones y continuados espacios, de encuentros con los libros".

El proyecto “El escritor visita tu escuela” consiste en la compra de libros del autor seleccionado, su posterior lectura, y trabajos en clases de alumnos y docentes.

Luego el autor visita la escuela, interactúa con los niños y firma los ejemplares, generando una experiencia inolvidable para los chicos.

"Me interesa que los chicos puedan abrir su mente más allá de todo lo que los adultos les vamos metiendo desde que nacen. Que puedan escapar de algunas de las estructuras muy cerradas y muy fijas que les ofrecemos como parte de esta sociedad. Por eso hago esto: porque los quiero con todo mi corazón", decía Basch mientras respondía a las manifestaciones de cariño que los pibes le brindaban. "Es mi vocación; lo que me gusta", afirmaba Adela Basch.

Para la escritora, la creencia popular de que cada vez se lee menos como efecto indeseado del auge de la tecnología, es algo que nace del desconocimiento. "A los que dicen que ya no se lee, les diría que salgan un poco a caminar el mundo. A visitar escuelas, bibliotecas, librerías, algunas familias; que vayan a la Feria del Libro, y van a ver que son muchísimos los chicos que, a pesar del telefonito y de los jueguitos, siguen leyendo. Lo que yo le diría a esas personas adultas es ¿ustedes leen? Porque les preocupa que los chicos no lean, pero ¿y ustedes? ¿Por casa cómo andamos? Porque el problema no es de los chicos, es nuestro, de los adultos", enfatizó Adela Basch.

En el mismo sentido, y como si fuera un reto –aunque expresado con mucho humor–, disparó la autora: "El mensaje va fundamentalmente para los adultos; yo le diría a todos que revisen un poco su creencia de que las personas grandes sabemos más que los chicos. Que revisen su idea de que los adultos somos muy importantes, y que los chicos saben menos que nosotros y son menos inteligentes. Que aprendan a escuchar a los chicos, y también a escucharse entre otros adultos. Pero sobre todo, que aprendan a escuchar a los chicos y dejen de pensar que, por ser adultos, tenemos razón."

¿Cómo llegó a ser escritora, y de literatura infantil y juvenil? "Hago esto porque es mi vocación, es lo que me gusta, escribir para los chicos y también para jóvenes, aunque tengo la esperanza de que mi literatura llegue a través de los maestros, los bibliotecarios y los adultos, a quienes están más allá del ámbito escolar; pero lo que me interesa son los chicos, que puedan abrir su mente más allá de todo lo que los adultos les vamos metiendo desde que nacen. Me interesa que puedan escapar de algunas de las estructuras muy cerradas y muy fijas que les ofrecemos como parte de esta sociedad. Por eso hago esto: porque los quiero con todo mi corazón", manifestó.

Explicó luego que "cuando yo era chica no existía tanta literatura infantil y juvenil argentina. Había algunos autores, pero no había mucha proliferación; más bien había autores extranjeros, traducidos. Pero mi gran fortuna, de chica, es que fui la tercera de cuatro hermanos, y los dos mayores que yo, mucho más grandes, me leían lo que ellos leían: poesías, cuentos, y eso fue mi fuente. Alfonsina Storni, Rubén Darío, era lo que me leían cuando tenía seis años, y con eso yo me alimentaba."