5/3/2019 | 10:36         
REGION-PROVINCIA
Ministros y funcionarios de Vidal poblarán las listas bonaerenses de este año
Al sorpresivo anuncio de la postulación de Cristian Ritondo como candidato a diputado nacional le seguirán, en los próximas semanas, confirmaciones de varios ministros y funcionarios del gabinete de María Eugenia Vidal que también integrarán las listas de Cambiemos en las elecciones de este año, aunque por ahora la mayoría de ellos no planea dejar el equipo de gobierno de forma anticipada, como sí hará el titular de Seguridad.
Ministros y funcionarios de Vidal poblarán las listas bonaerenses de este año

(DIB).- Al sorpresivo anuncio de la postulación de Cristian Ritondo como candidato a diputado nacional le seguirán, en los próximas semanas, confirmaciones de varios ministros y funcionarios del gabinete de María Eugenia Vidal que también integrarán las listas de Cambiemos en las elecciones de este año, aunque por ahora la mayoría de ellos no planea dejar el equipo de gobierno de forma anticipada, como sí hará el titular de Seguridad.


Aunque el período electoral recién arranca y todavía hay pocas definiciones, luego de anuncio de Ritondo en el Gabinete provincial comenzó a asentarse un criterio: ningún ministro dejará el cargo antes del cierre de listas previsto para el 22 de junio. Y a partir de ese momento, se irá evaluando, según las circunstancias de la campaña, si es conveniente o no que alguno dé un paso al costado, aunque es probable que la mayoría llegue al 10 de diciembre.

En el gobierno admiten que en cierto sentido, el de Ritondo es un caso especial: su cartera lo expone especialmente al riesgo político si se produce un caso de inseguridad cuando él está abocado a la campaña. Por eso, desde su entorno creen que saldrá más temprano que tarde del puesto, algo con lo que amaga desde hace al menos un año. Ese es el motivo por el cual el mismo día del anuncio, tal como informó DIB, Ritondo ordenó comunicar que impulsa al abogado porteño Vicente Ventura Barreiro, su actual número dos, como su sucesor inmediato, lo que en realidad persigue el objetivo de fondo de que siga en el cargo en un eventual segundo mandato de Vidal.

Pero aunque el reemplazo en junio es factible, la continuidad después de las elecciones no puede confirmarse, y no solo porque depende del veredicto de las urnas. Es que para el caso de triunfo, surge con fuerza la posibilidad de reunificar los ministerios de Seguridad y de Justicia y ponerlos bajo el mando de titular del segundo de ellos, Gustavo Ferrari, un funcionario que pasó por el denarvaísmo y el sciolismo antes de desembarcar en el gabinete de Vidal. Esa fusión, que ya se intentó en otros gobiernos, y sobre todo la entronización de Ferrari, se discute hace tiempo porque un sector del gobierno nacional quiere colocar allí al ministro, de aceitado vínculo con algunos medios nacionales pero tensa relación con el Procurador General de la Corte, Julio Conte Grand, exfuncionario del Ejecutivo y una de las voces que la Gobernadora escucha en materia judicial.

Las movidas

Ritondo no es el único ministro que será candidato: su par de Desarrollo Social, Santiago López Medrano, desafiará al randazzista arrepentido Gabriel Katopodis en la competencia por la intendencia de San Martín. En este caso, la diferencia de criterios respecto de cómo manejar la superposición de roles es evidente: Vidal ya le pidió a López Medrano que, aunque se postule, se quede hasta el final del mandato en su sillón, cosa que por supuesto él hará.

El secretario general de la Gobernación, Fabián Perechodnik, que fatiga la Gobernación desde sus tiempos como Director de la consultora Poliarquía, cuando asesoraba a Daniel Scioli, también es mencionado ahora como posible candidato, en su caso a Senador por La Plata. Pero allí la confirmación aún no llegó: el ministro de Gobierno, Joaquín De La Torre, impulsa para ese mismo lugar a José Etchart, el director del Registro de las Personas, que llegó al gobierno de la mano de Elisa Carrió. En esas condiciones, es factible que alguno de los termine en otra lista. Lo único que está claro es que ninguno se irá antes del recambio electoral. Y que la competencia en la octava sección revestirá una suerte de carácter simbólico especial, sobre todo si por el kirchnerismo termina encabezando uno de los secretario generales de La Cámpora, Andrés "El Cuervo" Larroque, que como adelantó DIB se mudó a Villa Elisa, en la periferia de La Plata, suerte de nuevo búnker de un sector de esa organización.

El propio De La Torre es mencionado como posible candidato a diputado provincial, ya que un sector del vidalismo lo imagina como reemplazante de Manuel Mosca en la presidencia de la cámara de Diputados. Más allá de que acceder a ese puesto requiere no solo ser electo como diputado sino ir en una lista que se imponga a nivel general, el propio De La Torre afirma que no se postulará a nada: "el 10 de diciembre me voy a mi casa", dice en la intimidad.

Puede que sea así o que se trate solo de una estrategia de negociación interna de De La Torre, pero lo cierto es que Mosca tiene a la continuidad de su rol parlamentario como la última de sus prioridades y aspira a resetear su carrera desde el lugar que ahora ocupa el intendente en uso de licencia de San Miguel. En el Ejecutivo algunos cree que Mosca hizo bien su trabajo y reelección de por medio, debería seguir. Pero es probable que él incluso prefiriera a eso encabezar el ministerio de Seguridad, aunque es una opción de la que se desentendió cuando se anunció la salida de Ritondo.

Mientras ese juego de ajedrez se desarrolla, otros funcionarios, de segunda línea avanzan en sus propias postulaciones.

La cartera de Desarrollo tiene el récord: el subsecretario de Políticas Sociales, Ezequiel Pasos, irá por la intendencia de José C. Paz, actualmente en manos del célebre "caza traidores K" Mario Ishii; el de Tierras y Acceso Justo al Hábitat, Ever Van Tooren, volverá a desafiar al presidente del PJ bonaerense, Fernando Gray, en Esteban Echeverría. Y el de Fortalecimiento Familiar y Comunitario, Gabriel Mércuri, irá por Lomas de Zamora, sobre todo si el actual alcalde, Martín Insaurralde, se postula a la gobernación y el diputado Federico Otermín se transforma en su delfín territorial, para lo que deberá superar una dura interna.

En las previsiones del gobierno, hay un destino alternativo para alguno de esos funcionarios, y otros de su perfil, en un segundo mandato de Vidal. Integrarían un lote, reducido, de dirigentes "sin tierra" que serían considerados para escalar en los organigramas ministeriales debido a su aporte en las urnas en 2015, 2017 y este año. "Más allá de que ganen o no, tienen peleas difíciles y traen una cantidad de votos que muchas veces es superior a la que aportan algunos intendentes", es el razonamiento de quienes lo impulsan.