31/3/2019 | 11:36         
ARGENTINA-MUNDO
SUPLEMENTO DE VIAJE: Había una vez.... un circo
Hombres y mujeres volando de un lado a otro a varios metros de altura; magos que hacen desaparecer gente; payasos que le roban una sonrisa a toda la familia; los mejores acróbatas del mundo. Colores, música, luces. Así es el circo, que remonta sus orígenes a muchos siglos atrás (en Europa y en Asia), pero que aún hoy mantienen su vigencia.
SUPLEMENTO DE VIAJE: Había una vez.... un circo

(SUPLEMENTO DE VIAJE).-Hombres y mujeres volando de un lado a otro a varios metros de altura; magos que hacen desaparecer gente; payasos que le roban una sonrisa a toda la familia; los mejores acróbatas del mundo. Colores, música, luces. Así es el circo, que remonta sus orígenes a muchos siglos atrás (en Europa y en Asia), pero que aún hoy mantienen su vigencia.

Si bien el circo moderno como lo conocemos hoy nació en Londres en los años 1760 por idea de Philip Astley, sus presupuestos han evolucionado mucho, volviéndose, en algunos casos, propuestas artísticas sumamente refinadas. De hecho, cada vez es más difícil encontrar espectáculos con animales, algo que ya no genera atracción entre el público.

Uno de los más famosos y extendidos en el mundo es el Cirque du Soleil, aunque también se destacan los espectáculos creados en Estados Unidos, China y, obviamente, en Rusia. Pero la lista de los grandes circos incluye además al Cirkus Cirkör, creado en Estocolmo en 1995, que mezcla vaudeville con acrobacias y cine; el premiado Cirque Plume surgido en Besançon, Francia, en 1984, que no utiliza animales y prefiere sorprender al público con un show que combina trapecistas, teatro de sombras, bailarines y músicos; o el Circus Oz, de Melbourne, Australia, en acción desde 1978, otro que renunció al uso de animales.

Para aquellos que tienen la oportunidad de conocer algunas ciudades del planeta, más allá de las visitas a museos, parques o descubrir la gastronomía local, los espectáculos circenses deben estar en agenda. Algunos a tener en cuenta:

CIRCO DEL SOL

Surgido en 1984, se considera el gran modelo del nuevo circo con un enfoque teatral basado en los personajes y una impactante estética. Es una prodigiosa empresa que lleva creados una treintena de espectáculos que se han mostrado en 250 ciudades de los cinco continentes. En la actualidad son más de una decena los que se pueden ver en diversos países. Con sede en Saint-Michel, un suburbio de Quebec, el espectáculo de Las Vegas recibe a unos 9 millones de espectadores por año. En Argentina, por ejemplo, su último espectáculo estuvo referido a Soda Stereo, mientras que en 2020 se espera uno de Leo Messi.

Cada espectáculo del Circo del Sol es un muestrario de estilos del mundo y cuenta con su propio tema central y narrativa que lo distingue, más allá de conservar una identidad de marca grabada a fuego e imposible de confundir. El uso de una banda musical en vivo lo distingue de otras propuestas, así como el hecho de que se emplea a los propios performers para realizar los cambios de escenografía entre cada acto.



CIRCO PLUME

También nacido en 1984 pero en Besaçon, Francia, es uno de los primeros que revolucionaron el arte de la pista y en él no encontrarás animales. En su lugar sus artistas imitan cosas que hacen los leones, perros o elefantes en los circos más antiguos. Lo que sí verás son acróbatas, trapecistas, payasos y teatro de sombras, aunque con una nueva estética. Se trata de un circo de arte conceptual con cierto estilo vintage que enamora por la grandiosidad de sus espectáculos.

Con epicentro en Francia, la última vez que han actuado fuera de Europa fue en 2015 en San pablo, Brasil. "El circo es feliz, colorido, profundo, poético, sucio, rudo, preciso, es como la vida", dijo alguna vez Andrei Tarkovsky, uno de sus creadores.

CIRCO KRONE

El circo Krone fue y es, el más importante de Europa. Tiene una sede fija para invierno en Múnich, Alemania, y una sede itinerante en verano. Nacido en 1905 en esa ciudad, en sus comienzos fue una exposición de animales que se transformó en un circo con animales. Su escenario impacta por el tamaño, al igual que su carpa con unos 5 mil asientos.

A diferencia de la mayoría de los espectáculos actuales, leones, elefantes asiáticos y africanos, hipopótamos, rinocerontes, caballos, monos, cebras, cerdos y loros participan en sus espectáculos, los cuales son tratados con ternura por sus cuidadores.

CIRCO DE MOSCÚ

Una visita a la capital de Rusia, más allá de su historia, arquitectura y plazas que nos sorprenderán, debe tener en agenda alguno de los dos circos más populares. El de más larga trayectoria es el llamado Circo Nikulin (o Antiguo Circo de Moscú), que abrió sus puertas en 1880 y que tiene su sede en el Bulevard de las Flores. Durante mucho tiempo fue dirigido por Yuri Nikulin, uno de los más admirados payasos rusos, y a la muerte de este, en 1997, pasó a sustituirlo su hijo. Sus primeros pasos se basaron en animales, aunque después llegaron las motos, equilibristas y malabaristas. Fue nacionalizado por Lenin e incluso se utilizó para combatir a los nazis.

La otra gran compañía circense de la ciudad es el Great Moscow State Circus, constituido en 1971. El anfiteatro que le sirve de sede tiene cinco pistas y un sofisticado equipamiento técnico, y su elenco incluye artistas premiados internacionalmente.



CIRCO DE CHENGDU

Chengdú, capital de la provincia de Sichuan, al suroeste de China, ha sido en los últimos 50 años cuna de una notable escuela de increíbles acróbatas con el don de hacer realidad lo imposible con sus cuerpos. El Circo Nacional de China, fundado en 1950, es una espectacular compañía que cuenta con los mejores acróbatas y malabaristas del mundo. Sus artistas trascendieron aún más sus fronteras tras sus espectaculares números acrobáticos en la inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos de Pekín, en 2008.

Más fotos: