17/3/2019 | 11:47         
REGION-PROVINCIA
La UNNOBA hace punta en innovación en el sistema educativo
Se adelanta a las demás universidades en la búsqueda de prácticas adecuadas a la época en que vivimos, mientras suma vínculos e inclusive acciones concretas hacia el aparato escolar, notoriamente más desactualizado que el universitario.
La UNNOBA hace punta en innovación en el sistema educativo

En silencio, o mejor, hablando con hechos más que con palabras, la Universidad Nacional del Noroeste Bonaerense (UNNOBA) viene trabajando en la imprescindible renovación de nuestro sistema educativo, y lo hace no sólo en lo universitario, que es su ámbito natural, sino también apuntando al aparato escolar, que lo necesita mucho más.
Si bien según la creencia popular, universidad y escuela serían parte de las distintas etapas de la "trayectoria" educativa, la realidad es que son instituciones absolutamente diferentes.
La universidad es una institución creada en la edad media, con un molde ecleseástico, destinada a refugiar el conocimiento en épocas de oscurantismo que se preveían (y fueron) bastante extensas. Con una estructura distinta, el saber sigue siendo hoy el motivo central de su existencia. La escuela actual, por el contrario, es un producto del industrialismo y de la ilustración, por lo que no tiene más de doscientos años; y no nació con el objetivo de difundir conocimientos sino el de crear sujetos aptos para el trabajo en la fábrica, repetitivo y alienante. Hoy, con una retórica diferente, continúa haciendo lo único que puede hacer: aquello para lo que fue pensada. Universidad y escuela no son lo mismo bajo ningún punto de vista.
En este marco, por más que la universidad se adapte a los tiempos de la posmodernidad, al nuevo modo de producción propio del capitalismo avanzado y a sus consecuentes cambios en la estructura de clases de la sociedad, lo cierto es que su "materia prima", los jóvenes estudiantes, llegan a los claustros ya alienados por el aparato escolar, y a esa altura de su historia personal (más de dieciocho años) resulta dificilísimo "rescatar" la curiosidad, la iniciativa, la audacia, características que son propias de la mente humana pero fueron asesinadas por la escuela. Muy difícil en ciertos casos, e imposible en la mayoría.
La UNNOBA no habla de estos asuntos, por lo cual es imposible conocer con precisión cuál es el marco teórico que realmente la contiene; pero aún sin discurso, habla con su práctica, que en última instancia es lo que realmente interesa.
Los hechos llevados a la práctica por la UNNOBA en el marco de lo expuesto son muy numerosos, por lo que este editorial se limitará a considerar algunos, considerados como más relevantes por el columnista.

UNIVERSIDAD, ESPECIALIZACIÓN E INSERCIÓN SOCIAL DEL PROFESIONAL
Uno de los postulados incluidos en las nuevas miradas sobre educación universitaria es el de que un profesional no debe ser un mero especialista en su rubro, sino tener conciencia sobre el rol social que cumple para poder ser agente de desarrollo, en un país que necesita estas políticas como el aire.
Hoy no se concibe a un ingeniero como a alguien capaz exclusivamente de diseñar un puente; el profesional debe saber dónde será construido, qué impacto tendrá sobre las comunidades involucradas, y cuáles serán los efectos sobre el desarrollo de la región donde estará ubicado. Estos saberes no sólo le permitirán imaginar mejores puentes, sino también actuar en los asuntos políticos y económicos de la sociedad a la que pertenece como profesional pero también como padre o madre, como vecino, como integrante de clubes, iglesias, comisiones vecinales, entidades gremiales y organismos públicos.
La UNNOBA previó esta necesidad, y así fue como la tuvo en cuenta prácticamente desde su nacimiento. Según explicó en una reciente entrevista la actual vicerrectora y ex subsecretaria de Políticas Universitarias, Danya Tavela, las disciplinas sociales atraviesan transversalmente a todas las materias. Éste fue un tema de discusión mantenido en momentos en que se gestionaba la acreditación de las carreras, y finalmente fue aceptado y autorizado por la CONEAU (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria), que es el ente nacional encargado de hacerlo.
Así, la universidad no forma hoy a profesionales en una disciplina que son "perfectos ignorantes" de todas las demás, sino que apunta (y lo logra en la medida de lo posible) a crear sujetos que además de contar con conocimientos específicos, saben cómo, dónde y para qué serán aplicados.

UNIVERSIDAD Y NIVEL SECUNDARIO
En lo que hace a la relación entre la universidad y el nivel secundario, cabe mencionar dos cosas: la puesta en marcha de diversos programas de articulación que permiten a los estudiantes que aún están en su etapa escolar ir participando de actividades universitarias, y por supuesto, la creación de la escuela secundaria de la UNNOBA, un proyecto extraordinario, ya concretado, que hoy está a punto de comenzar su segundo año de funcionamiento.
Los programas de articulación con la secundaria tienen como objetivo declarado y central "acostumbrar" a los jóvenes a la realidad universitaria, que es muy diferente a la de la escuela donde pasan gran parte de su tiempo. Esto tiene que ver con hábitos de estudio, formas de trabajo, y otros asuntos que, cuando el joven termine su etapa escolar e ingrese a los claustros, le harán menos traumática la transición. Pero a la vez, le brindan la posibilidad de avanzar en el descubrimiento de sus habilidades y preferencias personales, algo que debería haber hecho desde que nació, pero que la escuela le impidió –como parte esencial de su "política educativa"–; para eso fue creada y así continúa funcionando. (Este trabajo en pos del descubrimiento de capacidades y gustos es más notorio en las actividades orientadas al nivel primario.)
La escuela secundaria de la UNNOBA es la verdadera "perla" de estas políticas educativas. Los funcionarios de la universidad se niegan a utilizar palabras como "transformación", "innovación", etcétera, lo cual es muy atinado porque tal discurso podría promover en la comunidad la idea (falsa) de que los estudiantes son una especie de "conejitos de indias" sometidos a experimentos educativos. Esto no es así en absoluto.
En realidad, hablan de "calidad educativa". Pero es necesario conocer cómo funciona la escuela para entender que tal "calidad" no significa hacer lo mismo que las demás escuelas secundarias, pero mejor, sino implementar metodologías diferentes, ya probadas en otros lugares, que persiguen objetivos verdaderos de desarrollo personal, y que están adaptadas a la realidad de nuestra región y a la idiosincracia de esta sociedad.
La secundaria de la UNNOBA no basa la educación en la actuación individual, sino en el trabajo en equipo; utiliza métodos de evaluación infinitamente más eficaces que el examen (existe una evaluación permanente que facilita los avances de cada uno); no fragmenta el conocimiento en "asignaturas" sino que lo coloca en el sitio que le corresponde, esto es, en el marco de una realidad completa y compleja; no tiene docentes asignados para cada asignatura (no existe tal cosa), sino equipos que orientan a los estudiantes; y tampoco enseña saberes puramente abstractos, alejados de toda realidad, sino que promueve el desarrollo de proyectos que le permiten a los jóvenes aprender de su propia práctica antes que de discursos impuestos. Por último, se trabaja en ambientes reconfigurables según las necesidades de cada momento, en los que los estudiantes pueden actuar en libertad y dar rienda suelta a su creatividad. Así logra la institución una verdadera "calidad educativa".

UNIVERSIDAD Y NIVEL PRIMARIO
El primario es un nivel que a la universidad le queda lejos, pero aún así se las ha arreglado para ir metiéndose, por ahora muy livianamente, en su funcionamiento.
Un ejemplo claro de que, si bien aún en pañales, esto forma parte del proyecto estratégico de la UNNOBA, son sus "Talleres para estimular la curiosidad en los niños". Realizadas en épocas de vacaciones, estas actividades muestran a los pequeños una realidad que no existe dentro de la escuela, los entusiasman, encienden una chispa que, complementada con otras acciones, quizás podrían encaminarlos hacia la posibilidad de su realización personal basada en aquellas capacidades y preferencias que permanecen ocultas, o inclusive reprimidas por el aparato escolar.
Otra de estas iniciativas se materializará este año: Los "Cursos para niños y adolescentes", con las siguientes alternativas:
-Niños de 8 a 12 años: Descubriendo la huerta; Fabricando robots; Eureka, taller de ciencias; Mis primeros pasos en la programación; Programá y creá tu videojuego; y Técnicas en comedia musical.
-Adolescentes de 13 a 17 años: Cómo producir un video; Formando científicos: Taller de ciencia preuniversitaria; Programá y creá tu videojuego; Mis primeros pasos en la programación; y Técnicas en Comedia musical.
Cabe señalar que la inscripción para estos cursos, que comenzarán el 1 de abril, ya está abierta.

CONCLUSIÓN
En momentos en que el debate público sobre la educación está absolutamente saturado por el enfrentamiento entre los grupos de interés enquistados en los gobiernos que pretenden su mercantilización, y la corporación docente que busca resucitar el viejo sistema obsoleto de la ilustración, la educación que como sociedad necesitamos ve alguna lucecita de esperanza en estas prácticas novedosas de la UNNOBA. Por suerte no es la única; Próximamente iremos ocupándonos de otras que también existen muy cerca nuestro.

*******

FUENTES CONSIDERADAS:

-Partes oficiales de prensa emitidos por la UNNOBA.
-Entrevista propia realizada a la prosecretaria académica de la universidad, Pilar Traverso (octubre de 2017).
-Declaraciones del rector Guillermo Tamarit durante el acto de inauguración de la escuela secundaria (noviembre de 2017).
-Entrevista realizada por Democracia de Junín a la vicerrectora de la UNNOBA y ex subsecretaria de Políticas Universitarias de la Nación, Danya Tavela (diciembre de 2018).