17/2/2019 | 11:21         
LOCAL
La seguridad que se viene en 2019
El secretario del área, Miguel Nuñez, motorizó cambios en la cúpula policial que, a su vez, transformarán tanto la manera de actuar de la fuerza en la calle como hacia el interior de la institución. La prevención, hacia afuera, y la capacitación y el compromiso, hacia adentro, son las claves que –se espera– permitirán un "salto de calidad" en el servicio de seguridad a niveles que la comunidad va a notar.
La seguridad que se viene en 2019

Este año 2019 comenzó con novedades que seguirán produciéndose en el área de Seguridad. Se trata de cambios importantes, que si bien modificarán sólo en parte la estructura formal del sistema, provocarán un "salto de calidad" en la prestación del servicio, según se espera.

El funcionario municipal a cargo del área no sólo no cambiará sino que es el principal responsable de la implementación de estos cambios, según él mismo ha dicho. Y uno de sus pilares es la renovación de la cúpula policial, ahora integrada por comisarios con una característica común y particular: ambos vienen del conurbano (zona muchísimo más complicada que Rojas), y tienen gran experiencia.

Jorge Monfolleda es el nuevo jefe de la Policía Comunal; su anterior destino fue Exaltación de la Cruz. Enrique Amadeo Pajez llega desde La Matanza, y es el titular de la comisaría. Ambos comisarios comparten la idea de modificar, fortalecer y hacer más eficiente el servicio de seguridad en Rojas, y para ello están dispuestos a trabajar no solamente en la acción policial concreta, en la calle, sino también hacia el interior de la institución, mejorando el funcionamiento general y la tarea particular que realiza cada uno de los efectivos.

El eje de la nueva seguridad que se viene para Rojas será la prevención, para lo cual se irán disponiendo operativos de control, tareas de inteligencia, utilización plena del centro de monitoreo, y optimización del uso de los recursos disponibles. Además, habrá una capacitación permanente del personal policial, de manera de poder contar con gente apta tanto para materializar la tarea preventiva como para hacer frente a eventuales hechos delictivos, contravencionales o, en general, a cualquier situación que reclame la participación de la fuerza.

Según manifestó el secretario municipal de Seguridad, Miguel Nuñez, los cambios previstos significarán una mejora visible, pero a la vez requerirán de un compromiso mayor de parte de la comunidad. El funcionario instó a los rojenses "a que colaboren" porque ésa es la garantía de que Rojas, una ciudad que de por sí tiene índices delictivos sumamente bajos, pueda ofrecerle a sus habitantes una vida aún más tranquila.