El tiempo - Tutiempo.net
Rojas, Buenos Aires, Argentina.
Hoy es miércoles 22 de mayo de 2019 
Portada
Local
Región-Provincia
Argentina-Mundo
Deportes
Fallecimientos
Contacto
 

REGION-PROVINCIA

Panorama: Un fin de año entre el fantasma de la unidad y un agujero de $ 60 mil M
(Por Andrés Lavaselli, de la redacción de DIB).- El acercamiento que protagonizaron el kirchnerismo y el massismo en el Congreso nacional y la pésima situación económica de la que dan cuenta todos los indicadores relevantes son los nubarrones principales que se ciernen sobre las dos negociaciones importantes con las que María Eugenia Vidal planea cerrar el año político: la que lleva adelante por el Presupuesto y la que mantiene con un grupo de gremios con los que, en secreto, elabora alternativas para minimizar el conflicto potencial que emana de la segura caída del salario real de los empleados del Estado para que no complique un fin de año que se prevé "caliente".

19/11/2018 | 09:21
(Por Andrés Lavaselli, de la redacción de DIB).- El acercamiento que protagonizaron el kirchnerismo y el massismo en el Congreso nacional y la pésima situación económica de la que dan cuenta todos los indicadores relevantes son los nubarrones principales que se ciernen sobre las dos negociaciones importantes con las que María Eugenia Vidal planea cerrar el año político: la que lleva adelante por el Presupuesto y la que mantiene con un grupo de gremios con los que, en secreto, elabora alternativas para minimizar el conflicto potencial que emana de la segura caída del salario real de los empleados del Estado para que no complique un fin de año que se prevé "caliente".


Aunque en la conducción del Frente Renovador aseguran que se trató sólo de un acuerdo puntual y pragmático, circunscripto al objetivo de rebalancear el poder interno en el Consejo de la Magistratura, lo cierto es que el entendimiento entre Sergio Massa y Cristina Kirchner que le arrebató a Cambiemos un representante en ese organismo –clave en tiempos de política judicializada- desató febriles especulaciones sobre la posibilidad de que se esté en la antesala de un entendimiento electoral. Se piensa en una reconciliación que sería, sin dudas, un hito en la reunificación del peronismo que el kirchnerismo anhela y el macrismo teme.

Más allá de las especulaciones, la Legislatura provincial es uno de los escenarios donde aquel entendimiento, aunque por ahora acotado, está teniendo sus primeros efectos concretos. Allí, el massismo, que junto con aliados es un espacio clave para que Cambiemos logre aprobar el presupuesto, muestra una dureza persistente en torno a la única exigencia que pone para levantar la mano: que se sancione una ley para que sus intendentes puedan adelantar las elecciones locales. Algunos legisladores del oficialismo estaban convencidos de que con fondos y obras esa posición se iba a ir flexibilizando, pero eso aún no ocurrió. Todo lo contrario.

"Hay que entender que para Sergio es una ley de supervivencia política", definió un vaqueano negociador de Cambiemos, que expuso ese argumento ante sus compañeros de bancada más enojados con la intransigencia del tigrense. La explicación que les dio es sencilla: la perspectiva de retener el poder en las comunas que le daría esa norma le permitiría a Massa evitar más fugas de su espacio como la que encabezó hace unas semana Felipe Solá y, al mismo tiempo, lo ayudaría a tonificar el músculo político para la discusión que al interior del peronismo en torno de la eventual unidad electoral, que el acuerdo por la Magistratura parece anticipar.

Es en ese punto exacto que el episodio del Congreso impacta en la negociación de la Legislatura: Massa manda a decir que la ley para desdoblar elecciones es una herramienta que le permite resistir la avanzada del kirchnerismo. De lo contrario, sugiere, le será más difícil escapar al influjo de la expresidenta –o al menos negociar con ella en mejores condiciones-, lo que volverá más probables la repetición de escenarios como el de la votación para el Consejo. En definitiva, lo que agita Massa es el fantasma de la unidad peronista que espanta al oficialismo. Para hacer avanzar la ley en la Legislatura, sugiere que lo que está en juego allí es mucho más que el presupuesto provincial.

No es, por cierto, la única señal preocupante para el oficialismo. El martes, en la sala Antonio Cafiero de la cámara Baja, unos 40 intendentes peronistas del interior y del Conurbano se reunirán con los bloques parlamentarios de ese origen para comenzar a definir una postura respecto del presupuesto, el endeudamiento y la ley de impuestos. El gesto de acercamiento implícito es doble: habrá alcaldes del ala K dura (como Jorge Ferraresi, de Avellaneda), de la dialoguista (como Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora) y legisladores de las dos sectores, Unidad Ciudadana y el Peronismos Unidad y Renovación.

El encuentro se da luego de que, el martes pasado, en Avellaneda, los intendentes decidieran unificar la interlocución con la Legislatura al menos para este debate, tras lo cual pidieron la reunión. Todos –incluido el kirchnerismo- saben que la negociación es crucial para los alcaldes, porque las transferencias a las comunas de subsidios eléctricos, al transporte y al déficit de la CEAMSE que explícitamente o por omisión plantea el proyecto complicarían mucho la gobernabilidad de los distritos nada menos que en el año electoral. Por eso, prima cierto aire de comprensión respecto de la necesidad de llegar a algún acuerdo. De hecho, el miércoles el jefe de Gabinete, Federico Salvai mantuvo una de sus habituales conversaciones con Insaurralde. El tema, excluyente, fue hasta qué punto las comunas serán aliviadas de la trasferencia de responsabilidades. Una cosa quedó clara: eso depende de definiciones que implican también al gobierno nacional.

Sin embargo, eso no desdibuja el gesto de entendimiento, cuya intención política inmediata es establecer una metodología de discusión pública que evite "sorpresas" de último momento como la que se dieron años anteriores, cuando el presupuesto se resolvió con respaldo de último momento de un puñado de legisladores peronistas. La idea es aventar el rumor de que dos o tres se sentarían para ahora dar quórum y luego se abstendrían de votar. El objetivo de mediano plazo es más evidente: se trata de reforzar las señales de una unidad que los alcaldes creen necesaria para retener el poder en octubre más allá de la suerte electoral final de CFK en un eventual balotaje.

LA OTRA NEGOCIACIÓN

La dinámica opositora en la Legislatura, en la que massistas, peronistas K y dialoguistas pugnan por no ser el primer sector que afloje la tensión y abra la posibilidad de un acuerdo, hace prever una negociación larga, que no se resolvería antes de mediados de diciembre. Es justo lo que no quiere el gobierno, que busca quitar elementos de fricción a un mes que ya imagina tenso en lo social, una eventualidad para la que se viene preparando desde mediados de año, cuando comenzaron a quedar claros cuáles serían los efectos de fondo de la crisis que comenzó con la estampida del dólar.

Vidal ya lanzó refuerzos de medidas sociales y, aunque no se descartan nuevas iniciativas en ese plano, lo que quiere ahora es cerrar un acuerdo con los gremios estatales. No es tarea sencilla: aún descartando cualquier posibilidad de acercamiento con ATE o los gremios docentes, la perspectiva de arreglar con UPCN y el resto de las organizaciones que ya firmaron una paritaria este año es compleja. La razón es cristalina: hoy, esa paritaria supone una pérdida de no menos de 15 puntos en el nivel del salario real de los empleados públicos.

Para que esos sueldos "empaten" con la inflación, la provincia debería disponer, en forma anualizada, de $60 mil millones suplementarios. No los tiene y por eso, los salarios públicos caerán sin remedio. Sin embargo, el viernes gremialistas y funcionarios comenzaron a discutir paliativos, en una reunión reservada. Por ahora, el Ejecutivo ofertó un bono de $5 mil, que fue rechazado. Pern la caja de herramientas, al menos de una parte de la administración, hay más: algunos puntos extra de suba salarial, un bono un poco más importante e incorporable al básico en cuotas, además de la eventualidad de extenderlo a jubilados.

En la semana volverá a haber contactos, que por ahora se mantendrán en un novel no formal. Vidal quiere avanzar lo más rápido posible, porque entiende que lo que está en discusión es otra manera de aportar tranquilidad a un fin de año ajustado en materia económica ¿Habrá asistencia nacional para ayudar a mejorar la oferta? Nadie lo confirma por ahora. Pero cerca de la gobernadora dicen que todavía resiente un año en el cual la cuestión financiera –y cierta mirada sobre la política- provocó roces indisimulables con el núcleo político del presidente Mauricio Macri. Iugal que con los subsidios a las comunas, tal vez, esta sea una ocasión para profundizar el reacercamiento.

 Publicar en Facebook    

 

HOY - Editorial Acontecer-
Director Propietario: Federico M. Silveira
Coronel Dorrego 584
Tel: 02475-433469 Cel: 02474-15-494827
Rojas, Buenos Aires, Argentina
EDICION N° 667
Registro DNA N° 5353066.
Desarrollo del sitio: El Portal SH 2012. Todos los derechos reservados.