El tiempo - Tutiempo.net
Rojas, Buenos Aires, Argentina.
Hoy es miércoles 20 de junio de 2018 
Portada
Local
Región-Provincia
Argentina-Mundo
Deportes
Fallecimientos
Contacto
 

LOCAL

(Medio ambiente) Kranzelic: "La "sopa" para los cultivos es cada vez más grande, y es difícil volver atrás"
Jorge Kranzelic es ingeniero forestal, y hace un par de años hizo una especialización en una universidad de España sobre consultoría ambiental.

18/3/2018 | 16:56
Jorge Kranzelic es ingeniero forestal, y hace un par de años hizo una especialización en una universidad de España sobre consultoría ambiental.

Es uno de los pocos especialistas en estos temas que hay en la ciudad de Rojas, y fue consultado sobre la situación ambiental de esta región del país, como así sobre otros asuntos tales como los problemas derivados del basural y la futura instalación de una planta de generación de energía a partir de la biomasa.

Kranzelic explicó que "hay que hablar del sistema productivo agrícola, que hoy comienza a ser cuestionado fundamentalmente porque van surgiendo ciertos estudios y evidencias de que la "vedette" de este sistema, los organismos modificados genéticamente, asociados a un herbicida como es el glifosato, lograron imponer dentro de nuestro país un modo de producción que se ha extendido, en muchos casos, a cuenta de devastaciones de montes naturales. Es una muy breve síntesis de la historia reciente del centro y norte del país".

"Hoy somos uno de los principales países, a nivel mundial, que produce organismos modificados genéticamente en volúmenes considerables, y comienza a cuestionarse el uso del herbicida glifosato y las posibles consecuencias a nivel salud, a nivel de biota, que puede ocasionar. ¿Cómo hacemos para revertir esta situación? Han surgido promotores de la agricultura agroecológica, pero cuando hablamos de grandes escalas, se hace extremadamente difícil reconvertirlo. Sobre todo, cuando cultivamos muchos millones de hectáreas", dijo después.

Kranzelic consideró que los problemas ambientales "son de responsabilidades múltiples. Y son los más difíciles de solucionar, porque todos los actores involucrados tenemos que sentarnos, y asumir los compromisos de preservar y cuidar el medio ambiente. No es fácil. Hoy, el uso casi exclusivo de glifosato ha creado resistencia en un montón de malezas, lo cual ha llevado al productor a tener que asociar al glifosato con otros herbicidas, de comprobada acción productora de enfermedades, fundamentalmente cáncer. Esta situación no sólo ocurre por el glifosato sino porque estamos creando una "sopa" para el cultivo cada vez más grande, y es cada vez más difícil volver atrás. Desde el Estado, desde las organizaciones de productores, hay que empezar a plantearse cómo sigue esta historia".

Con respecto a las fumigaciones, estimó que "en nuestra zona surgió el problema de las escuelas de campo, que están rodeadas por cultivos de soja, fundamentalmente. Aquí surge la incógnita: ¿cuál es la "zona buffer", la "zona tampón" que hay que dejar libre, sin fumigar? Si uno hace un pantallazo a nivel mundial, la diversidad de distancias establecidas es inmensa; pasan desde los diez metros hasta los quinientos, pasando por todas las intermedias. Entonces, el productor, que es el responsable primario, en coordinación con el profesional y con el aplicador, debe asumir la responsabilidad y establecer las distancias acordes para que una escuela no sea fumigada".

EL PROBLEMA DE LA BASURA

"Otro tema que nos ha afectado es el de los residuos sólidos urbanos. Deberíamos empezar a cambiar algunos términos: antes se hablaba de "manejo", de "tratamiento" de residuos; pero hoy se habla de "gestión", y eso significa que sin el aporte de todos los involucrados, nada se puede solucionar", sostuvo Kranzelic.

"Cuando sacamos a la calle una bolsa con basura, esos residuos siguen siendo nuestros; lo que hacemos es pagarle al municipio una tasa para que nos preste un servicio y haga el tratamiento y la disposición acorde a lo que le estamos dando. En todos esos pasos hay falencias muy importantes, que es lo que tenemos que empezar a corregir. Podemos crear en el papel el mejor de los proyectos; pero si no organizamos la gestión, no vamos a llegar a buen puerto", expresó el profesional.

Recordó que "todos los años, en las escuelas, aparece un proyecto sobre el tema de los residuos.
Pensamos que, si trabajamos con los chicos, está todo bien. Es muy fácil hacerlo, porque ellos tienen la cabeza abierta, pero después, como mucho, pueden llevar esas ideas al seno familiar. Pero el resto de los "escalones" que conforman esto, indudablemente están desatendidos. Lo peor que podemos hacer en un proyecto de medio ambiente en el sistema educativo es lanzarlo, y nunca darle un final. Lo usamos como actividad escolar, y no como un fin, en busca de una solución. Es un tema complejo, no es un tema nuevo y tampoco es exclusivo de Rojas".

Se refirió también a los incendios que, mientras duraron las altas temperaturas, provocaron serios inconvenientes en la ciudad. "Tienen una carga de contaminantes muy alta, que le estamos aportando al ambiente. El municipio deberá tomar definiciones importantes en el corto plazo. Claro que no es algo que pueda ser revertido de un día para el otro; es un proceso. Pero en algún momento hay que "ponerle el cascabel al gato" y empezar a trabajar", estimó.

Consultado sobre las soluciones implementadas en los países avanzados en cuanto al manejo del medio ambiente, sostuvo que "son fundamentalmente los países europeos, y hay varias metodologías que están empleando. España, por ejemplo, está "a full" con la biomasa, que usó para reemplazar al gas natural. Las estufas hogareñas se alimentan con "pellets" producidos a partir de biomasa: restos de cosecha, de árboles, de poda, de residuos, de cereales... todo se hace "pellets" y alimentan las estufas con las que hoy se está calentando España, país líder en este aspecto".

"Otra técnica es la digestión de materia orgánica. Se utiliza, por ejemplo, la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos para la producción de metano, que a su vez se utiliza como combustible para la generación de energía. Y el otro método es la "valoración energética", lo que conocemos desde hace muchos años como "incineración", que en este caso es totalmente controlada, con estándares muy exigentes en cuanto a las emisiones. Los líderes en esto son los países nórdicos, a tal punto que son importadores de residuos de otros países para sus plantas de generación", informó Kranzelic.

"La cuestión es que los noruegos, los finlandeses, se pueden ir a dormir tranquilos sabiendo que las plantas que incineran están emitiendo gases de acuerdo a las normas que la Unión Europea establece. Traer esto acá, como hay algún esbozo en la Ciudad de Buenos Aires, no da mucha tranquilidad; los argentinos no nos caracterizamos por respetar los estándares de calidad, fundamentalmente en el tema de medio ambiente.

Pero son ésas las alternativas. Los europeos dicen que para llegar a un aprovechamiento integral de los residuos, y para crear un sistema de clasificación previa, en origen, muchas veces hay que pasar por la incineración. Pero esto es discutible, y va a depender de cada localidad, según cuáles sean las características de los residuos que generan", agregó el consultor.

LOS "NEGOCIOS VERDES"

Kranzelic comentó que "los creadores de los "negocios verdes" son los alemanes. Hace poco fui a una charla que daba un ingeniero de Siemens, sobre medio ambiente, y planteaba que todas las empresas alemanas no tienen en cuenta la normativa. Uno se pregunta cómo los alemanes pueden ser tan poco estrictos... y la verdad es que la normativa es tan extensa, tan exhaustiva, que una empresa como Siemens, para estar acorde, necesitaría otro plantel tan grande como el que tiene, pero de abogados, para que estuvieran analizando permanentemente la legislación. Entonces, lo que hicieron es buscar estándares que superaran a esas normas establecidas. "La norma debe seguirnos a nosotros", afirman, y de esa manera crean la "industria verde" y los sistemas innovadores que exportan a todo el mundo".

"A nivel europeo, hoy se está dando lo que se llama "economía circular". La tradicional es una recta que nace en el insumo, luego tenemos la producción, el producto, la venta y el desecho. Lo que hace la "economía circular" es romper esa recta, y los residuos que van quedando en el proceso se reintroducen en el circuito. Así, las industrian optimizan sus procesos y disminuyen la cantidad de residuos", añadió.

Kranzelic aclaró que "la actividad antrópica es la que genera impactos ambientales. Hay otras alteraciones, pero donde hay actividad humana, siempre se crea impacto, y nunca es positivo; siempre hay una cuota mayoritaria de impactos negativos, de los cuales no nos ocupamos. Si fuésemos conscientes de esto, trataríamos de remediar, de corregir esas alteraciones que generamos; pero no lo hacemos. Vamos dejando tras nosotros un montón de anomalías que, cuando se empiezan a juntar, comenzamos a pagar costos. La naturaleza nunca pasa factura de manera inmediata; siempre es a largo plazo. Pero cuando la pasa, lo hace con todos los intereses incluidos, no deja pasar ninguno. Y lamentablemente, quienes pagarán la factura son nuestros hijos, nuestros nietos, las generaciones por venir los que van a tener que lidiar con los problemas que les estamos dejando".

Jorge Kranzelic siempre tuvo una inclinación hacia los temas del medio ambiente. Hace dos años, a través de una beca, realizó una especialización en consultoría ambiental en una universidad española, y ése es su trabajo actual. "Es lo que me ha apasionado siempre y que, en forma precaria y sin los conocimientos totales, venía realizando. La creación de la Consultoría Ambiental me permite plasmar todo aquello para lo que me he preparado", manifestó.

Los servicios de la Consultoría Ambiental están dirigidos tanto al sector público como al privado. En numerosos trámites es necesaria la firma de un consultor ambiental: desde una estancia que tiene una pista de aterrizaje hasta una empresa que necesita implementar normas que cuiden el medio ambiente para su sistema productivo. Hay un montón de actividades que pueden parecer triviales, pero necesitan asesoramiento y auditorías de tipo ambiental.

 Publicar en Facebook    

 

 

HOY - Editorial Acontecer-
Director Propietario: Federico M. Silveira
Coronel Dorrego 584
Tel: 02475-433469 Cel: 02474-15-494827
Rojas, Buenos Aires, Argentina
EDICION N° 667
Registro DNA N° 5353066.
Desarrollo del sitio: El Portal SH 2012. Todos los derechos reservados.