El tiempo - Tutiempo.net
Rojas, Buenos Aires, Argentina.
Hoy es lunes 10 de diciembre de 2018 
Portada
Local
Región-Provincia
Argentina-Mundo
Deportes
Fallecimientos
Contacto
 

ARGENTINA-MUNDO

Primera quita jubilatoria a la salud del déficit fiscal
Se acerca marzo, mes en el que los jubilados verán finalmente reflejados en el bolsillo los efectos del cambio de sistema de reajuste de haberes. Trascendió que el gobierno ya tiene definida nueva la ponderación, que combina en una proporción 30-70 el 7,1% del sueldo medio de los trabajadores estables (RIPTE) y el 5,1% que acumuló el Índice de Precios al Consumidor Nacional en el trimestre correspondiente al semestre previo, lo cual arroja 5,71% neto de incremento a liquidar para los que superen los $10 mil. Porque de ahí para abajo, por esta única vez cobrarán un adicional de más de $700 como bono resarcitorio que mejorará algún puntito. Si se hubiera mantenido la movilidad que rigió hasta octubre, el aumento tendría que haber sido del 12,5%.

16/2/2018 | 08:35
(Urgente24).- Podría decirse que el mes próximo, cuando cobren el primer haber que contiene los cambios previsionales, los jubilados sentirán en carne propia la exacción practicada a fin de año entre el gobierno nacional y los legisladores que transformaron en ley la reforma que dio por terminada la movilidad que regía desde 2009: en lugar de percibir un aumento del 12,5%, como surgiría de la fórmula derogada, recibirán 5,71% por la aplicación del nuevo sistema.

El anterior cálculo incluía una participación en lo que recauda Anses y el salario general promedio, mientras que en el actual se toma el 70% de la inflación del trimestre correspondiente al semestre previo al de actualización y el 30% de la variación del sueldo medio de los trabajadores estables (RIPTE) en ese lapso.
La medida se adoptó para recortar en 2018 en el orden de los $100.000 millones anuales los gastos de jubilaciones y pensiones. Teniendo en cuenta los 4,3 millones de Asignaciones Familiares y las 3,8 millones de AUH, sumado a otras prestaciones de la Seguridad Social, el recorte total alcanza a más de $110.000 millones.

Esta semana se devela la incógnita cuando el gobierno nacional dé a conocer el índice resultante de la nueva movilidad previsional, con cuya aplicación se llega en marzo al 5,71% que sería el que le sea liquidado a la cuarta parte de los 6,9 millones jubilados y pensionados y 1,5 millones titulares de pensiones no contributivas (PNC) y excombatientes de Malvinas que pasa ahora a cobrar por encima de $10.000, habida cuenta de que el Índice de Precios al Consumidor Nacional acumuló 5,1%, mientras que el RIPTE se elevó 7,1%.

Las tres cuartas partes del padrón que no llega a los $10.000 cobrará, por única vez, entre $400 y 700 que se dispusieron como resarcimiento por la modificación del régimen de actualización y luego seguirá en las generales de la ley.

En consecuencia, las pérdidas promedio de los jubilados con aportes que cobran $10.000 serían de $11.250 anuales (entre $11.436 y $11.076, según los supuestos que se consideren de salarios e inflación para 2018).

En marzo pasarían a cobrar $11.321 (nueva ley + bono de $750), mientras que con la ley derogada hubiesen percibido $11.694. Una pérdida de $373 ese mes, y el siguiente ya se amplía la pérdida a $1.123 porque no tendrían el bono de $750.

La realidad es que, desde la última vez que se corrigieron los haberes, en setiembre, el repunte de la inflación erosionó el poder adquisitivo de activos y pasivos, sobre todo después de soltarse los tarifazos de los servicios públicos, los combustibles y otros incrementos de precios regulados que estaban contenidos para no afectar las chances electorales del oficialismo, ofensiva a la que se acopló el dólar y el traslado a los valores, en especial de la canasta básica, que es la que en mayor medida consume un jubilado.

Si se toma el promedio actual de $12.500, el cambio de fórmula representa un incremento adicional de $75, a $13.212, mientras que la Asignación Universal por Hijo pasará en marzo próximo de $1.412 a $1.492.

La perspectiva apunta a un 5,8% en junio, un 3,9% en setiembre (que por la movilidad de 2009 hubiera andado por el 10,3%) y finalmente 3,8%. De modo que en promedio los incrementos para 17 millones de jubilados y beneficiarios de prestaciones sociales pueden llegar en 2018 al 20,5%, cuando hubiese correspondido 29%, según la variante intermedia que ensaya La Izquierda Diario.

Sin embargo, la consultora Econométrica estimó que un haber actualmente de hasta $ 10.000 mensuales dispondrá de un aumento promedio de 24,2% este año, frente a una inflación de 24,8% también en el promedio anual.

En tanto que para los haberes superiores a los $ 10.000, que no gozarán de un adicional en marzo, el avance será del 23,5%, por detrás de la inflación promedio. Y el haber mínimo se incrementará 24%, también levemente por debajo del IPC promedio.

Para los jubilados con 30 años de aportes (cerca de 1,5 millones de jubilados), la nueva ley establece un haber mínimo del 82% del Salario Mínimo, Vital y Móvil.

Es decir, que quienes tienen jubilación ordinaria (no por moratoria), y cobran la mínima de $7.246 (son cerca de 800 mil en esta situación), en enero van a recibir el 82% de $9.500, esto es, $7.790. Este nuevo haber es $544 superior a la mínima actual.

Pero dicha mejora relativa sólo dura 2 meses. Ya en marzo, cuando impacte el aumento de la movilidad, incluso con el “bono” que recibirán de $750, la diferencia se achica a $66 a favor, y en abril comienzan a perder $684 por mes. En términos anuales, la pérdida es de al menos $6.327.


EDAD JUBILATORIA

Con menos ruido también entra en vigencia en la reforma previsional la extensión de la edad para jubilarse, que tanto en los hombres como en las mujeres pasa a ser optativa hasta los 70 años.

La directora de Wealth de la consultora de RRHH Mercer, Ana María Weisz, señaló que “Argentina está dando un paso con la opción de postergar la edad de retiro a 70 años en ambos géneros” y además “habiendo incluido en la reforma tributaria deducciones impositivas para el ahorro para la jubilación”.

Sin embargo, “el camino a andar está sembrado de necesidades de inversión en herramientas tecnológicas para la educación financiera e instrumentos de ahorro para toda la población”, expresó.

A la vez hizo hincapié en que “también somos un país casi único al ofrecer salud para todos los jubilados (PAMI), aunque allí el gobierno tiene un largo camino que recorrer para su mejora. Quien desee tener un plan de medicina prepago tendrá que tener ahorrado a la edad de retiro un capital superior a $1 millón para poder financiarse la cuota en forma vitalicia”, destacó.

Recordó que trabajar por un periodo más extenso requiere tener cierto grado de aptitud física y que la salud es vital para el patrimonio. Aún así, sólo un 39% declara tener un buen o excelente estado de salud compatible con el trabajo que desarrollan en la actualidad.

De la nueva encuesta sobre seguridad financiera “Healthy, Wealthy and Work-Wise” efectuada por la consultora en RRHH Mercer surgió que “las personas no están seguras de que tendrán suficiente dinero para jubilarse: se espera que las personas vivan entre 15 a 20 años jubilados, pero sin una mejor planificación, en muchos casos sus gastos superarán sus ahorros. Dado que los ahorros ahorros personales no son suficientes y según lo demostrado por la investigación, sólo un cuarto de los prejubilados confía en que ahorrarán lo suficiente para el retiro”.

El hecho de que a 1 de cada 4 personas en edad de retirarse haya juntado ahorros para poder concretarlo, implica que “la edad esperada de jubilación ya no existe porque la gente está trabajando más años, ya sea por elección o necesidad económica. Más de dos tercios (68%) de los encuestados espera seguir trabajando en cierto grado o no jubilarse nunca”, según revela el sondeo realizado en 12 países, 7 regiones y que contó con la participación de 7.000 adultos mayores de 18 años y 600 líderes en toma de decisiones tanto del sector público como privado.

Son varios los factores que afectan la capacidad de ahorro e inversión: estrés, asequibilidad y confianza en las inversiones, según la edad, género y etapa de vida. En la actualidad, un tercio de los encuestados indica que no ha realizado ningún cálculo financiero de ahorro para la jubilación, y el mayor segmento de la fuerza laboral (la generación del milenio o los 'millennials') cambia de trabajo con mayor frecuencia, lo que también tiene impacto en los ahorros. La mujeres enfrentan diferencias por género en cuanto a desigualdad salarial y continuidad laboral; y los trabajadores independientes o informales se las tienen que arreglar casi solos.

 Publicar en Facebook    

 

 

HOY - Editorial Acontecer-
Director Propietario: Federico M. Silveira
Coronel Dorrego 584
Tel: 02475-433469 Cel: 02474-15-494827
Rojas, Buenos Aires, Argentina
EDICION N° 667
Registro DNA N° 5353066.
Desarrollo del sitio: El Portal SH 2012. Todos los derechos reservados.