Rojas, Buenos Aires, Argentina.
Hoy es jueves 23 de noviembre de 2017 
Portada
Local
Región-Provincia
Argentina-Mundo
Deportes
Fallecimientos
Contacto
 

ARGENTINA-MUNDO

Repunta el consumo y se desacelera la inflación, pero continúa “Precios Cuidados”
La noticia de que el Gobierno prorroga el programa Precios Cuidados en la previa de las elecciones, pese a que a las empresas, con las cuales negocia incrementos promedio de entre 2 y 3 por ciento, afirman que el programa ya no les sirve, se cruza con los datos sobre una desaceleración de la inflación de agosto, "señales de repunte" en el consumo y, a la vez, un informe del Banco Central que eleva las metas inflacionarias.

8/9/2017 | 08:15
El número de inflación correspondiente a agosto que exhibirá el Indec dentro de una semana llevará un poco más de alivio del que mostraron en las últimas horas los consultores privados.

Así y todo el Gobierno anuncia la prórroga de Precios Cuidados hasta diciembre.

"Será prorrogado pero todavía se están negociando los aumentos, el plazo y la cantidad de productos que incluirá", señalaron desde la secretaría de Comercio a cargo de Miguel Braun.

No obstante, fuentes del sector privado dejaron trascender que el Gobierno pretende que los aumentos promedio no superen el 2% y en paralelo con la desaceleración de la inflación.

Asimismo, señalaron que se dialogaba por una eventual extensión del plazo de vigencia, que hasta el momento fue de cuatro meses antes de cada revisión.

Esta será la tercera extensión de este año. La primera se produjo en enero cuando se autorizó un incremento de precios de 3 por ciento que estuvo vigente hasta mayo.

Luego se prorrogó hasta septiembre ampliando la canasta a 455 productos y un alza de precios de 2,5 por ciento. En consecuencia, el Gobierno pretende continuar con desaceleración de los ajustes.

Las empresas adhieren de manera voluntaria, pero en caso de hacerlo y no cumplir con precios y abastecimiento se exponen a sanciones.

El Gobierno nacional prevé una inflación en baja para los próximos meses, siendo la aspiración del Banco Central que fluctué entre 1 y 1,5 por ciento.

Sin embargo, el BCRA no puede relajarse debido a que la inflación núcleo -precisamente sobre la que tiene injerencia Precios Cuidados- mantuvo un incremento de 1,8 por ciento en los últimos meses obligando a la autoridad monetaria a sostener altas tasas de interés.

"En su primera aparición pública tras las PASO, el presidente del Banco Central dio a conocer implícitamente que la meta de inflación del 17% para este año fue dejada de lado, al señalar que se necesita una inflación mensual cercana al 1% de acá a fin de año", señala el último reporte del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano.

"Ello equivale precisamente al 19,6%, en lugar de la banda del 12-17% inicialmente anunciada como meta. De este modo, el Banco Central se aproxima a los pronósticos sobre la tasa de inflación de 2017 del Relevamiento de Expectativas de Mercado, en el orden del 22,1%", precisa Víctor Beker, director del CENE.

El diario 'El Cronista' publicó hoy que: "Aún en un contexto de desaceleración de la inflación (en agosto se ubicaría en torno a 1,4%, según privado) y con un consumo masivo que el mes pasado comenzó a mostrar algunas señales de repunte respecto del registro del 2016, el Gobierno prorrogará mañana el plan Precios Cuidados por otros cuatro meses con un aumento promedio que no superaría el 2%, según indicaron fuentes oficiales.

Si bien para las empresas no tiene sentido mantener sus productos dentro del programa, y el Gobierno coincide en que hay que dar la pelea contra la inflación de otro modo, el costo de eliminarlo antes de fin de año y con las elecciones de octubre de por medio serían mucho mayores que mantenerlo.

"No nos sirve, pero nos pidieron que nos quedemos y que el aumento promedio no supere el 3%, lo cual es muy poco, pero igualmente vamos a acompañar", dijo el directivo de una compañía alimenticia que tiene en el programa ocho productos.

Varias empresas confirmaron el porcentaje de incremento que les fue requerido, pero no todas cerraron la negociación. Algunas siguen negociando contrarreloj (...).

(...) la idea es mantener la misma cantidad de productos con una suba promedio inferior a la establecida para el período 7 de mayo al 6 de septiembre, que fue del 2,5%.

"La inflación está bajando, por lo que la intención es acompañar esta tendencia", dijeron desde la cartera que dirige Miguel Braun".

El mismo diario analiza también que "un repunte del consumo también puede complicar la pulseada contra los precios": "El aplanamiento que mostró el consumo masivo durante el primer semestre debería haber actuado como un freno para la suba de precios. Pero si eso no sucedió es porque hay otros factores y costos que afectan el balance de las empresas, forzando ajustes para mantener márgenes de rentabilidad. El aumento de los combustibles o de la electricidad, por ejemplo, tienen un impacto lineal en el índice durante el mes en el que aumentan, pero en el resto llegan de manera indirecta por los mayores costos logísticos o de producción.

El mercado no espera que esta situación cambie. De hecho el último relevamiento que hizo el Banco Central reveló ayer que los economistas esperan para 2018 un promedio similar al de este año, exhibiendo poca confianza en la meta de 12% que fijó el BCRA. Es que si el consumo mejora (como efectivamente se ha notado durante el último mes) las compañías aprovecharán para subir un poco más los precios, ya que una demanda más genuina les aporta un oxígeno que hoy no tienen".

Mientras tanto, el diario 'Clarín' afirma que las grandes marcas ya están optando por fijar precios, y dejando de lado las promociones del tipo lleve 4 y pague tres, o descuentos en las segundas unidades, que eligen hoy fuertemente los supermercados, siempre preservando la relación con estos:

"Aunque el consumo comienza a dar signos de reactivación, la caída de ventas de los meses anteriores está provocando cambios en la relación entre las principales marcas y las cadenas de supermercados", comienza diciendo la nota antes de citar lo que dicen los analistas de mercado: "El consumidor está muy sensible con la cuestión de los precios. Y cuida su bolsillo. No está dispuesto a pagar por cuatro botellas -lo que le puede representar más de ciento y pico de pesos en bebidas- para obtener un buen precio por unidad", retrata un analista de consumo masivo, que pide no ser identificado. "La gente está queriendo un precio claro por producto, no andar tanto con la calculadora para determinar cuánto le sale algo. Hay algunas marcas que lo están interpretando", agrega.

Desde hace unos meses, Coca-Cola trabaja con precios fijos en los kioscos, de donde proviene la mayoría de sus ventas. Allí definió un esquema de importes llamado "30-20-10" con esos valores en precios para distintas presentaciones. Los snacks de Pepsico y algunas líneas de yogures de Danone también estuvieron comunicando precios fijos, algo impensado en épocas de mayor inflación. En cervezas, algunas etiquetas exploran ese territorio.

(...) "Los precios congelados hasta el año que viene de Carrefour, una iniciativa similar de Walmart, marcas que se animan a comunicar más a través de precios. Si la inflación baja, el público notará que la competencia por importes se agudizará", aclaran en otra compañía de consumo masivo."

 Publicar en Facebook    

 

 

HOY - Editorial Acontecer-
Director: Federico M. Silveira
Coronel Dorrego 584
Tel: 02475-433469 Cel: 02474-15-494827
Rojas, Buenos Aires, Argentina
EDICION N° 591
Registro DNA en trámite.
Desarrollo del sitio: El Portal SH 2012. Todos los derechos reservados.