Rojas, Buenos Aires, Argentina.
Hoy es lunes 24 de julio de 2017 
Portada
Local
Región-Provincia
Argentina-Mundo
Deportes
Fallecimientos
Contacto
 

ARGENTINA-MUNDO

Un informe revela la verdadera cara del "plan productivo" de Macri para después de octubre
El triunfo de Cambiemos en las elecciones legislativas de octubre podría dar luz verde a un mayor ajuste y la aplicación de medidas que atentan contra la industria nacional y el despido de un millón de trabajadores en todo el país. Un informe de los costos que dejaría el "Plan Productivo Nacional".

9/7/2017 | 15:21
(Infocielo).-Las próximas elecciones legislativas significarán la consolidación de Cambiemos en el poder, o más bien, la irrupción de una oposición que pueda poner mayores trabas en el Congreso para la aplicación de las ambiciosas medidas económicas, políticas y sociales que planea el gobierno nacional.

Una de ellas, es el Plan Productivo Nacional, anunciado por el Presidente Mauricio Macri en septiembre pasado, que apunta a una "reconversión" de la economía del país, un término que -a partir de una mirada detenida del proyecto- bien podría significar destruir miles de puestos laborales.

La llamada "reconversión" industrial significará priorizar algunos sectores productivos, mientras que se "eliminará el excedente" de otros que no son considerados "competitivos a nivel internacional".

Según lo expuesto por el Ejecutivo, uno de los objetivos que tiene este Plan Productivo Nacional es “acelerar y estabilizar el crecimiento para estimular la creación de empleo privado formal”. Sin embargo desde el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) advierten que "el plan pone en jaque un millón de empleos, de las actividades consideradas ´sensibles´".


"En concreto, sobre este total mencionado, se apunta a ´reconvertir´ 364.000 puestos de trabajo entre las actividades ´latentes´ y ´sensibles´. Es decir, empleos que como mencionaba (Ministro de Hacienda) Dujuvne ´están de más", plantean desde el organismo de estudios económicos.


Esto significa además la reducción del 50% del personal de esas actividades, consideradas "sensibles" (calzado, textiles, electrónica y muebles, automotriz y autopartes). Lo que también equivale al 20% de la actividad industrial, o dos puntos en relación al desempleo nacional.


"Si consideramos que desde noviembre de 2015 la industria manufacturera expulsó 54 mil trabajadores, podemos estimar en 310 mil los puestos de trabajo del sector que aún ´exceden´ el nivel esperado por el Gobierno", grafican desde la CEPA.


Sin embargo, esto pone de manifiesto la contradicción de una principal promesa de campaña que esbozó Macri cuando competía por la presidencia en 2015: reactivar las economías regionales y proyectar una "pobreza cero".

En todo el Plan Productivo presentado por el gobierno nacional, no se menciona en ninguna parte cómo estas economías regionales podrían potenciarse o integrarse a lo que se plantea como una receta para activar la productividad. Lo mismo sobre la posibilidad de generar mejores condiciones de vida para la población.

De esta forma, el proyecto encabezado por Cambiemos apunta a priorizar un determinado sector industrial, codiciado en los mercados mundiales, pero sin preveer el impacto social que tendrá la destrucción de otras ramas de la economía.

Inspirado en varias experiencias del mundo y sobretodo en el modelo económico de Australia, el gobierno de Cambiemos se obsesiona con seguir los pasos de un éxito que bien podría atravesar diferencias sustanciales, teniendo en cuenta las notables diferencias económicas y sociales que Argentina tiene en relación a países como estos.

¿Cuáles son los objetivos principales del Plan Productivo Nacional?
A niveles generales, el proyecto diseñado por el miniserio de Producción a cargo de Francisco Cabrera, apunta a aumentar el PBI, crecer en las exportaciones y reducir la informalidad en el trabajo de acá a 2019.


A contracara de estos objetivos, los propios datos oficiales exponen la tarea titánica y los costos que esto sembraría en la clase trabajadora.

El primer objetivo es aumentar el PBI a 4% por año hasta 2019, inspirado en los resultados económicos obtenidos en Colombia. Sin embargo, según el INDEC, la Argentina registró una caída del 2,3% del su PBI en 2016, lo que obligaría a que en realidad el crecimiento deba ser de 6,19%. Una tarea aún más dificil de concretar.


En cuanto al crecimiento de las exportaciones, el gobierno prevé un crecimiento de un 8,7% anual, también tomado de la experiencia de México, objetivo que se sustenta en la vaga idea de un crecimiento de las "clases medias mundiales". Pero a pesar de los esfuerzos del gobierno nacional, nuevamente las propias cifras oficiales describen su inviabilidad: en 2016 las exportaciones solo aumetaron un 1,67% respecto a años anteriores.
"Para lograr el objetivo propuesto las exportaciones deberían aumentar 42% hasta 2019, a razón de 12,41% anual acumulativo, y lograr así alcanzar los u$ 82.000 millones previstos en 2019. Este objetivo parece algo ambicioso, dado el escenario de retracción actual de la demanda mundial", explican desde el Centro de Economía Política.


Finalmente, el objetivo de reducir la informalidad en el trabajo -es decir atacar al trabajo "en negro"- se basa en la reducción de los costos laborales, apelando a que esto impactará en el registro de los trabajadores. Una estrategia que se intentó aplicar de las misma forma con las recetas neoliberales durante los años 90´, pero que a la vista está, generaron precisamente lo contrario. La flexibilización laboral determinó mayor trabajo en negro en todo el país.


Con la vista puesta en octubre
Aún con una parcial derrota, el gobierno nacional se encaminaría a poner en práctica estas reformas, que como se anunció, costarán miles de puestos laborales y el descarte de gran parte de la industria nacional.
De la misma forma, otras profudas medidas formarán parte de los planes a futuro del gobierno de Mauricio Macri: reformas tributarias que apuntarán a un mayor ajuste fiscal o a "bajar el costo", según las propias palabras del Presidente.


Una tarea que solo podría ser efectiva con la colaboración de gran parte de la oposición, tanto en el Senado como en Diputados. Por lo cual por ahora la única "amenaza" que encuentra el Ejecutivo es el freno que significaría la figura de Cristina Fernández de Kirchner, en caso de triunfar en las elecciones.

 Publicar en Facebook    

 

 

HOY - Editorial Acontecer-
Director: Federico M. Silveira
Coronel Dorrego 584
Tel: 02475-433469 Cel: 02474-15-494827
Rojas, Buenos Aires, Argentina
EDICION N° 591
Registro DNA en trámite.
Desarrollo del sitio: El Portal SH 2012. Todos los derechos reservados.