Rojas, Buenos Aires, Argentina.
Hoy es jueves 30 de marzo de 2017  
Portada
Local
Región-Provincia
Argentina-Mundo
Deportes
Fallecimientos
Contacto
 

REGION-PROVINCIA

Las paso y Cristina como claves del armado en Provincia
Cristina Kirchner es la pieza más importante de ese ajedrez: de su decisión sobre postularse o no en Buenos Aires depende en buena medida la forma que adopte la interna del peronismo, pero al mismo tiempo condiciona la identidad del representante de Cambiemos.

5/2/2017 | 19:20
(Por Andrés Lavaselli / alavaselli@dib.com.ar).- El debate sobre cómo se conformarán las listas, el único que verdaderamente desvela a la política bonaerense este año, avanzó en lo que va del verano sobre la base de una hipótesis compartida: la tripartición del tramo significativo de la oferta en una opción oficialista y dos opositoras. Pero esa certeza, mínima y provisional, abre el campo a un sinfín de negociaciones y aprestos que tienen a las PASO como primer objetivo y a una danza de nombres que mutuamente se condicionan, como telón de fondo.

En cierto sentido, Cristina Kirchner es la pieza más importante de ese ajedrez: de su decisión sobre postularse o no en Buenos Aires depende en buena medida la forma que adopte la interna del peronismo, pero al mismo tiempo condiciona la identidad del representante de Cambiemos. El dato es que como no es recomendable mostrar cartas con antelación, es probable que, más allá de la ansiedad de algunos dirigentes que ya le piden en público que se presente, ella defina bastante más adelante su juego.

Mientras tanto, algunas certezas empezaron a asomar. Una implica a Cambiemos: en el entorno más íntimo de María Eugenia Vidal están convencidos de que si la Expresidenta es candidata, por el oficialismo competirá Elisa Carrió. Y eso porque aunque la Gobernadora recela cada vez más de Lilita, está resignada a que Facundo Manes o Gladys González no son ni cerca mejor opción que la diputada para el cara a cara con Cristina. Si ella no se presenta, claro, cualquiera de los dos podría encabezar la boleta a senador nacional.

En el peronismo, la espera por Cristina hace florecer candidatos. El Grupo Esmeralda, por ejemplo, plantó tres: Martín Insaurralde, Eduardo “Bali” Bucca y Gabriel Katopodis. Uno de ellos se verá esta semana con Florencio Randazzo para saber de primera mano si, como dice su entorno, el exministro está “casi” decidido a presentar su candidatura. Si hay un sí, se transformará en el postulante por ese espacio. Pero tal vez esa no sea la mayor incógnita de los intendentes: también quieren saber si está dispuesto a enfrentar a CFK en las PASO.

Mientras, Daniel Scioli arrancó su campaña en esa especie de segunda casa que es para él Mar del Plata en temporada. El exgobernador nunca enfrentaría a Cristina. Pero cree que ella no jugará en Buenos Aires. Si eso ocurriese, Randazzo tendría un motivo extra para presentarse: una interna contra Scioli es para él una revancha. Cerca de Vidal no disgusta un triunfo del motonauta: creen que le restaría votos a Sergio Massa y que la senaduría es su techo. De cómo lograrlo se habló, dicen, en un sorprendente contacto reservado de las últimas horas.

Por fuera, entonces, solo parece quedar Massa, que también es peronista pero, aseguran, no irá a esa interna, al menos en este turno electoral, más allá de algunos amagues. La confirmación de su juego, adelantan, llegará en otro foro popular: el programa de Mirtha Legrand. El tigrense cenará allí, el 11 de febrero, con Margarita Stolbizer. Es lo más parecido a una ratificación de alianza electoral que habrá hasta que lleguen las definiciones formales. Cerca de Massa dicen que él mismo jugará. Pero tanto si lo hace como si no, la presencia de Stolbizer se explica por la necesidad de apertura y convicción anticorrupción en un debate en el que el tema se vislumbra como central, sobre todo si finalmente se da la pelea entre damas.

La habilitación que en la semana terminó de recibir Vidal de boca de Marcos Peña para manejar por cuenta propia “la política de alianzas” en la provincia abre, a la luz de ese contexto, nuevos interrogantes. Si es cierto que ese OK está básicamente dirigido al peronismo ¿Significa que la Gobernadora buscará sumar por fuera de la interna del PJ y el massismo? Difícil, porque allí se cocina una lista funcional pero no amalgamada en Cambiemos, apadrinada por Mario Ishii y Alejandro Granados. Por eso, el objetivo podría ser otro. Un nombre bastante más rutilante.

MOSTRAR LOS DIENTES

Como pasa en el peronismo, las PASO serán eje debate en Cambiemos. Allí, la discusión comenzará a tomar forma el lunes, cuando el presidente Mauricio Macri se reúna con la conducción del radicalismo, encabezada por José Corral. La razón principal de ese cónclave es comenzar a ordenar la estructuración de la oferta electoral de Cambiemos en cada una de las provincias. Para el caso de Buenos Aires será una cita clave: en las últimas horas Vidal y su vice, el radical Daniel Salvador, confirmaron sus presencias.
Para Salvador, el objetivo está trazado: usara el encuentro para blanquear su exigencia de que haya listas unificadas a nivel de candidatos nacionales y seccionales, y la menor cantidad de enfrentamientos posibles en los distritos, donde además no quiere boletas de postulantes locales sin tramos superiores. Cerca del Vice aseguran que los tres sectores del radicalismo están de acuerdo en eso. Incluyen al que comanda Ricardo Alfonsín, cuyo reclamo de internas, apuestan, se acallará no bien le confirmen su postulación a diputado.

Los radicales solo pronunciarán en público un “no” rotundo a la posibilidad de que haya listas divididas en las PASO. Pero por lo bajo suben la apuesta: hacen trascender que si eso no ocurre, “se romperá Cambiemos” en la Provincia. El razonamiento político detrás de esa dureza es el siguiente: pelear electoralmente contra el PRO es hacerlo contra el Ejecutivo y sus recursos. Equivale, por lo tanto, a que el radicalismo ponga la cabeza en la picota para certificar en las urnas la hegemonía interna del macrismo.

En el partido centenario creen que lo único que los mantendrá a salvo de los intentos de deglución a que los somete PRO es mantener o superar en octubre los espacios ganados en las elecciones de 2015. “La clave para nosotros es el territorio, no los cargos”, afirman. La definición dice más de lo que parece: en las últimas horas, desde el Ejecutivo salieron a agitar las seis vacantes (ministerio de Producción y sillón en Corte Suprema incluidas) que podrían usar como moneda de cambio en las transacciones electorales, con otras fuerza pero también en su propia interna.

Esas asperezas indican una cierta realidad interna en Cambiemos, pero a la vez son en parte ilusorias: con suficiencia, en la cima de PRO Bonaerense dicen que ven con buenos ojos el reclamo radical, por la sencilla razón de que ya está decidido que habrá listas únicas.

“Si a ellos les sirve para posicionarse está bien, nosotros vamos a decir que sí, pero no porque sea una imposición, sino porque nos conviene la unidad”, arriesgan. La confirmación, igual, demorará un tiempito: mientras tanto varios candidatos tiene habilitada la posibilidad de salir a caminar el territorio.

 Publicar en Facebook    

 

 

HOY - Editorial Acontecer-
Director: Federico M. Silveira
Coronel Dorrego 584
Tel: 02475-433469 Cel: 02474-15-564814
Rojas, Buenos Aires, Argentina
EDICION N° 591
Registro DNA en trámite.
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Desarrollo del sitio: El Portal SH 2012. Todos los derechos reservados.