Rojas, Buenos Aires, Argentina.
Hoy es lunes 22 de mayo de 2017  
Portada
Local
Región-Provincia
Argentina-Mundo
Deportes
Fallecimientos
Contacto
 

REGION-PROVINCIA

Una cena que abre la ventana a reformulaciones de escenarios clave
La cena que compartieron a mitad de la semana que pasó Elisa Carrió y María Eugenia Vidal resolvió un sangrado político que afectaba al gobierno en el corto plazo, dejó abiertas cuestiones fundamentales para el mediano y acaso fue el principio de una solución electoral que el oficialismo busca...

7/8/2016 | 20:05
(Por Andrés Lavaselli alavaselli@dib.com.ar).- La cena que compartieron a mitad de la semana que pasó Elisa Carrió y María Eugenia Vidal resolvió un sangrado político que afectaba al gobierno en el corto plazo, dejó abiertas cuestiones fundamentales para el mediano y acaso fue el principio de una solución electoral que el oficialismo busca casi con tanto ahínco como la división del peronismo, sobre todo del provincial, que esta semana mostró su imagen más explícita hasta el momento.

El ya famoso pescado que “Lilita” le cocinó a Vidal en el bucólico club de campo Chacras de la Cruz, donde tiene su casa, terminó de redondear el mensaje público de un encuentro que funcionó bien como contención de una escalada política que amenazaba con golpearlas a ambas. Un entorno pacifico para sellar una paz que muchos, en el entorno de ambas, vieron seriamente amenazada.

Carrió pareció entender que Vidal no podía ceder a lo que ella le reclamaba: la “cabeza” de su jefe de Policía, Pablo Bressi. Si lo hubiese hecho, la gobernadora hubiese visto mellada su autoridad, aunque más no fuese porque llegó a esa reunión después de hacer trascender un informe, que le acercó el ministro de Justicia, Gustavo Ferrari, que concluía que no hay ninguna prueba que respalde las acusaciones de la Diputada.

Pero eso no quiere decir que la cuestión esté cerrada, ni mucho menos. Luego de la paz pública, que Carrió prolongará con su silencio, la diputada le dijo a algunos miembros de su entorno: “de muchas de las cosas que yo denuncié, las pruebas llegaron años después”. Es decir: sigue convencida de que Bressi es culpable y continuará trabajando para aportar datos que respalden esa certeza. “Es una certeza informada”, enfatizan a su lado.

Quien respiró aliviado fue el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo: la embestida contra Bressi lo ponía en una situación delicada, de blanco potencial inmediato. Con niveles de inseguridad que siguen altos, intendentes propios que protestan por lo bajo y las policías locales como eje de acercamientos entre la oposición, la tensión que produjo Carrió no pudo llegar en peor momento para él. Su sillón, incluso, llegó a ser objeto de especulaciones en la Casa Rosada, que solo se detuvieron cuando Vidal confirmó a Bressi y quedó claro que para ella Ritondo es un funcionario por ahora irremplazable.

IMPACTO POLÍTICO

Pero acaso la consecuencia más trascendente del encuentro en Exaltación de la Cruz fue la que menos centimetraje ocupó en la prensa: luego de la cena, dirigentes que tienen trato frecuente con Carrió notaron que su convicción de jugar una candidatura en la provincia, el año próximo, es menos intensa. “La posibilidad de presentarse en Capital es mucho mayor que hace un mes y medio”, contó un dirigente que habló con ella hace unas horas.

Aunque se trata de una cuestión aún sin definición final, la posibilidad podría ser alentadora para Vidal: por ahora, ella apoya a Jorge Macri para ese lugar y, aunque ha dicho en privado que es momento para que todos los que tienen aspiraciones “caminen”, sabe que evitar la interna potenciaría las chances de Cambiemos. Claro que esa estrategia presiona sobre el candidato. Carrió parece dar la talla. Sobre Macri hay dudas.

Los planetas podrían alinearse más fácilmente para la gobernadora si el peronismo no encuentra una salida de unidad a la crisis en la que lo sumió la derrota. Y ese camino, por ahora, se avisora largo y complejo. La doble foto del miércoles, que mostró al peronismo de Scioli, Gioja y La Cámpora por un lado y al de los intendentes del grupo Esmeralda por otro, lo ratifica.

En realidad, la película de esa división recién empieza. Scioli probablemente será imputado por el fiscal Alvaro Garganta en una causa por “lavado de activos”, lo que pondrá en juego el potencial de imagen positiva que conserva, su mayor capital político-electoral. Si ocurre, ese sector conservará a CFK como única postulante posible. Pero ella tiene un techo muy concreto que le impide crecer más allá de su núcleo, relativamente grande, de incondicionales.

Los intendentes celebran y se mueven como un poder en crecimiento. Se sacaron una foto con Juan Manuel Urtubey para demostrarle a Florencio Randazzo que no están condenados a él. La otra terminal de peso, Sergio Massa, tiene contacto con ellos, pero por ahora parece decidido a sumar por fuera del peronismo, junto a Margarita Stolbizer. En términos de voto histórico, es prolongar la división en tres del peronismo.

Mientas, Vidal buscará aprovechar el contacto con los intendentes para asegurarse el principal proyecto de semestre: el presupuesto. Su confección viene retrasada porque no están los parámetros macro nacionales pero también por un dato mayor: la gobernadora no sabe si contará o no con el plus de fondos nacionales que viene reclamando.

Esa discusión podría comenzar a saldarse en los próximos días. Por un lado, el planteo formará parte de la reunión de gobernadores con Macri el martes. Por otro, la Fiscalía de Estado presentará el reclamo por el Fondo del Conurbano –como hizo con el del retroactivo de Coparticipación- en breve. Los tiempos, sin embargo, podrían no cerrar: Vidal necesita esa plata para 2017, el año electoral. Todo conduce a una decisión a cargo de la Casa Rosada.

 Publicar en Facebook    

 

 

HOY - Editorial Acontecer-
Director: Federico M. Silveira
Coronel Dorrego 584
Tel: 02475-433469 Cel: 02474-15-564814
Rojas, Buenos Aires, Argentina
EDICION N° 591
Registro DNA en trámite.
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Desarrollo del sitio: El Portal SH 2012. Todos los derechos reservados.