Rojas, Buenos Aires, Argentina.
Hoy es viernes 24 de marzo de 2017  
Portada
Local
Región-Provincia
Argentina-Mundo
Deportes
Fallecimientos
Contacto
 

LOCAL

(Panorama Bonaerense) Un giro que provoca fricciones
La más evidente es con el radicalismo, que aún rumiaba bronca por el acuerdo con Massa y por su baja representación en el Ejecutivo; y ahora debe asimilar ingreso de De La Torre, operado a expensas de la unidad de la única cartera que controlaba, vía Jorge Elustondo, ahora reducido a ministro de una estructura en la práctica testimonial, surgida de una escisión desequilibrada: para el peronista quedaron las cuatro subsecretarías que importan, de las cinco que estaban en juego.

17/7/2016 | 17:13
(Por Andrés Lavaselli alavaselli@dib.com.ar).- La incorporación de Joaquín De La Torre al gabinete de María Eugenia Vidal, que la gobernadora blanqueó la semana que pasó, es la primera cristalización concreta de las variaciones que comienza a ensayar el PRO de cara a la pelea de poder que se dará el año que viene, una serie de movimientos que ya tensionan a la coalición de gobierno que hegemoniza ese partido, que ahora también aparece cruzada de auto-denuncias de una gravedad difícil de minimizar. Todo ocurre en simultáneo con la aceleración de la iniciativa para recuperar financiamiento federal, la otra cara de la estrategia electoral en marcha.

El desembarco de De La Torre se da en simultáneo con el enfriamiento de la “alianza de gobernabilidad” que Vidal cerró con Sergio Massa a principios de año, una eventualidad que se explica por el poco sorprendente motivo de que sus fuerzas serán rivales en 2017. Lo que sí puede sorprender es una derivación posible: como intuyen que el FR puede no cumplir con el “pacto de alternancia” en el manejo de Diputados, operadores legislativos de Cambiemos comenzaron a explorar un acuerdo con sectores hasta ayer kirchneristas. El objetivo: lograr el número para que asegurarse que Manuel Mosca reemplace a Jorge Sarghini en el año electoral.

En ese contexto de aprestos para la guerra, De La Torre funcionará como un coronel con una misión muy específica: sumar intendentes peronistas al armado del oficialismo. Es el mismo objetivo que tiene Massa, perdió a varios de ellos a manos del kirchnerismo en el último tramo de la carrera por el armado de listas el año pasado. De hecho, De La Torre es la última gota de esa sangría, aunque ese punto de hemorragia tuvo causas específicas, entre las que no hay que descartar el hartazgo del nuevo ministro con la influencia de la familia Galmarini en las decisiones de conducción política del propio Massa.

Con el reingreso al juego de Florencio Randazzo en grado de incógnita tal vez hasta marzo, en esa competencia por un mismo objetivo inmediato, Vidal, a favor de su manejo de la “caja”, lleva ventaja sobre Massa, que ni siquiera pudo retener a De La Torre, pese a que mandó a un senador bonaerense a rogarle que no salte. Tampoco pudo frenar la migración de Mario Meoni, otro de los históricos del original “grupo de los ocho”. La gobernadora, en cambio, sumó al intendente de Azul, Hernán Bertellys, mientras que tiene conversaciones avanzadas con Ismael Passaglia, de San Nicolás, Mario Ishii, de José C. Paz y Alejandro Granados, de Ezeiza.

Esa mejor posición relativa, sin embargo, no se obtiene sin pagar el costo de las fricciones internas. La más evidente es con el radicalismo, que aún rumiaba bronca por el acuerdo con Massa y por su baja representación en el Ejecutivo y ahora debe asimilar ingreso de De La Torre, operado a expensas de la unidad de la única cartera que controlaba, vía Jorge Elustondo, ahora reducido a ministro de una estructura en la práctica testimonial, surgida de una escisión desequilibrada: para el peronista quedaron las cuatro subsecretarías que importan, de las cinco que estaban en juego.

El representante formal de los radicales ante Vidal, el vicegobernador Daniel Salvador, suma gestos de destrato: se enteró del anterior cambio de gabinete (Ferrari por Mahiques en Justicia) en la cancha –es hincha de Racing- cuando ya estaba todo decidido.

Ahora, encabezó una cena de dirigentes radicales con la gobernadora, el lunes, para aplacar tensiones en un contexto alternado por los rumores de salida de Elustondo. No logró que se hable del tema. El jueves, Vidal anunció el ingreso de De La Torre ¿Le quedará claro al radicalismo cuáles son las prioridades del equipo de la gobernadora cuando la realpolitik comienza a primar?

En el entorno de Salvador –un delegado de Ernesto Sanz en la Provincia- no solo estaban enojados: ya admiten que “alguna señal pública habrá que dar” al respecto. Hablan de enfatizar la posibilidad de enfatizar las señales sobre una lista propia para disputar la interna en 2017. En el alfonsinismo son bastante más duros: ya agitan la integridad de uno de los bloques parlamentarios como amenaza, aunque difícilmente esa sangre llegue al río. Claro que el arribo de De La Torre no es el único motivo de enojo, y la tensión no se da únicamente con la UCR. El caso de Bertellys, que desairó las estructuras locales de PRO, es un ejemplo.

La otra línea de tensión en el oficialismo la trazó Elisa Carrió. Mientras que Margarita Stolbizer (su enemiga más íntima) se fotografiaba con Sergio Massa y en el gabinete provincial respondían en voz baja que ellos también hablan con la líder de GEN, la diputada apuntó con una denuncia pública explosiva al corazón del Gobierno. Dijo que el jefe de policía, Pablo Bressi, tiene vinculaciones con el narco y que ella se lo dijo a Vidal, pero la gobernadora no accionó al respecto. Después, fue aún más allá: difundió una amenaza en la cual la cúpula de la fuerza que controla Bressi aparece implicada en un plan para asesinarla.

Tras la parálisis y el estupor, Vidal, que en privado venía diciendo que no teme una interna en la provincia entre “Lilita” y Jorge Macri, el candidato que prefiere, mandó a refutar a la aliada de la Coalición Cívica: “nunca nos avisó lo de Bressi”, dijeron sus operadores.

En público, Vidal aseguró que investigará al jefe de policía y después volvió a los trascendidos: hizo filtrar que habló con Carrió por teléfono y que se “amigaron”.

La intención del gobierno es bajar los decibeles: ¿podrá hacerlo si la diputada se decide a formalizar en la Justicia lo que hasta ahora solo denunció en los medios?

El gobierno asegura que de los tres expedientes abiertos a Bressi, aún no surgió nada. Uno de ellos, recoge una acusación que le hizo al jefe policial la operadora en temas de seguridad del massismo Florencia Arietto, en una recordada emisión del programa de Mirta Legrand que sufrió en vivo Cristian Ritondo. El ministro de Seguridad es la posible víctima conexa de la embestida de Carrió. Para él, el escándalo llega en el peor momento: anunció por la prensa un jury a la Procuradora María del Carmen Falbo, justo cuando el gobierno avanzaba en una salida negociada.

Las palabras de Ritondo no cayeron bien en algún otro sector del Gabinete. La orden por ahora es re encauzar ese expediente por la vía de la negociación.

La sola mención de Ritondo, aunque no se tradujo en hechos, reactivó la resistencia de Falbo y produjo una reacción corporativa en favor suyo, de la que participaron varios colegas de otras provincias. “Solo si no se llega a un acuerdo habría posibilidad de explorar la idea de avanzar con un juicio político”, dicen en el Ejecutivo.

Todo ese movimiento político se completa, en la mesa de arena de Vidal, con la aceleración de los tiempos en la iniciativa para recuperar fondos federales. La presentación ante la Corte por el retroactivo entre 2010 y 2015 se hizo previo diálogo con el gobierno nacional. Otros gobernadores irán por el mismo camino, se descuenta. Ahora, el fiscal del Estado, tiene lista otra demanda similar que se elevará en los próximos días, pero esta vez por el Fondo del Conurbano, un expediente políticamente más complejo porque implica recortes al resto de las jurisdicciones.

Está en juego la enormidad de 100 mil millones de pesos. Aunque hay que hacer una aclaración: si finalmente fracasa la opción judicial y el senado no da el ok, la plata la pondría la Nación, aunque en el caso del Fondo del Conurbano, a expensas de giros para obras públicas en la provincia.

 Publicar en Facebook    

 

 

HOY - Editorial Acontecer-
Director: Federico M. Silveira
Coronel Dorrego 584
Tel: 02475-433469 Cel: 02474-15-564814
Rojas, Buenos Aires, Argentina
EDICION N° 591
Registro DNA en trámite.
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Desarrollo del sitio: El Portal SH 2012. Todos los derechos reservados.