Rojas, Buenos Aires, Argentina.
Hoy es martes 28 de marzo de 2017  
Portada
Local
Región-Provincia
Argentina-Mundo
Deportes
Fallecimientos
Contacto
 

LOCAL

(Informe Central) La rentabilidad para productores de cerdos es cero en el mejor de los casos
Así lo afirmó el delegado del INTA en Rojas, licenciado Juan Carlos Lisa, quien brindó información importante generada en ese organismo sobre la situación del sector productor de cerdos en general, y en nuestra ciudad en particular.

12/6/2016 | 16:57
El delegado del INTA en Rojas, licenciado Juan Carlos Lisa, brindó información importante generada en ese organismo sobre la situación del sector productor de cerdos en general, y en nuestra ciudad en particular.

Según consideró, Rojas cuenta con numerosos productores, de los cuales la mayoría muestra una gran eficiencia en el sistema productivo: produce su propio alimento (granos) para optimizar la inversión en insumos; utiliza tecnología de punta; y vende directamente a los frigoríficos sin verse despojada de parte de su rentabilidad por los intermediarios. No obstante, aún así, "salen hechos" con el actual panorama de costos y precios.

Y hay otros, que son los menos pero igual constituyen una cantidad importante, cuyos emprendimientos son más chicos; dependen de los intermediarios para la venta, y no producen granos. Esta parte del sistema productivo está directamente colapsada.

Para colmo, el panorama general es desalentador, ya que no hay forma de que los números "cierren" dentro del contexto actual, más allá del grado de eficiencia que se pueda lograr y del auge que el sector vivió durante los últimos años. "En este último tiempo han cambiado algunas reglas de juego, sobre todo para el pequeño y mediano productor. Sin dudas, uno de los elementos fundamentales para esta producción es el alimento, que se lleva entre el 70 y el 80 por ciento del costo total de producción. Y también sin dudas, la devaluación, la reducción o eliminación de retenciones, los cambios en las reglas del juego, evidentemente los ha perjudicado; sobre todo a quienes no se proveen directamente del cereal, los que no son productores agropecuarios además de porcinos. Para ellos la situación es más grave todavía".

"El insumo, la materia prima, que son los cereales, es uno de las variables principales para la producción, y esto está jugando muy fuerte en la rentabilidad. En los establecimientos donde hay un grado de eficiencia importante, esto es, donde son buenos produciendo, prácticamente están "saliendo hechos"; con lo cual queda afuera una gran cantidad de productores que, por distintas circunstancias, están trabajando a pérdida. Esa es la gran preocupación que se está viendo", agregó Lisa.

UN NEGOCIO QUE VENIA BIEN

Según explicó el delegado del INTA, "la producción porcina había crecido en el consumo de carne fresca, sobre todo; un gran logro del país en los últimos cinco o seis años, que cambió la lógica de ese consumo. La Argentina se caracterizaba por consumir carne de cerdo a partir de chacinados, pero eso cambió. Hace años se veía muy poca carnicería, o negocio mixto, y hoy vemos que hubo un gran auge. Desde ese punto de vista el sector se vio muy beneficiado, porque se ha diversificado la oferta".

"Anteriormente, los grandes frigoríficos concentraban la producción y manejaban más fácilmente el mercado; pero con el advenimiento de la venta de carne fresca, les es más difícil monopolizar. Pero llegamos a esta instancia en la que el consumo oscila entre los 14 o 15 kilos por persona y por año, aunque en las pequeñas ciudades como Rojas estamos muy por encima de eso, yo creo que debemos andar por los 20 kilos. Esto ocurre por la relación más directa que hay con el productor y el comerciante", añadió.

LA APERTURA DE LA IMPORTACION

Otro de los problemas que enfrenta el sector hoy es la apertura de la importación de carne de cerdo, recientemente implementada. "Se trae carne de distintos lugares, de varios países, y eso provoca una implicancia en la producción local. Además, algunos expertos están advirtiendo sobre un problema potencial, que es la llegada de enfermedades que hoy no existen en el país".

"La producción porcina está pasando por una situación complicada, y los que más lo notan son los pequeños y medianos productores", sostuvo Lisa, y explicó que "el 85, 90 por ciento de la producción proviene de productores pequeños y medianos. En Argentina no se dio un proceso de concentración como el que se vio en países como Brasil, por ejemplo. La característica de nuestros productores es que son chicos, que en muchos casos son además productores agropecuarios, y que le agregan valor al grano.

Justamente por eso hoy están en la disyuntiva de seguir agregando valor al grano produciendo cerdo, con lo cual pierden o "salen hechos" en el mejor de los casos, o bien comercializan los granos en el mercado de exportación sin agregar valor alguno. Esa disyuntiva está jugando fuerte en muchos productores, y hoy estamos viendo que muchos de ellos se están deshaciendo de animales, de madres; no hay renovación de planteles, y mantienen todo reducido al mínimo mientras se ve qué es lo que puede llegar a pasar de aquí en adelante".

Consideró Lisa que "los productores de cerdos que no son además productores agropecuarios son los menos en esta zona, pero igualmente en los últimos años han ido mejorando aspectos de la eficiencia productiva.

Siempre con una gran dependencia en la compra de alimentos, por supuesto. Aunque lo que uno analiza en este tipo de producciones no es sólo cómo interviene el productor en el ofrecimiento de carne fresca al mercado local, sino también el entramado local de mucha gente que trabaja en el sector rural, y que es necesario contener. Desde ese punto de vista la situación es compleja".

¿COMO SEGUIR?

"La disyuntiva general sigue siendo esa: ver cómo se sigue; si se continúa poniendo trabajo, esfuerzo, riesgo, en una actividad cuya mayor expectativa es no perder, o bien si se abandona la pretensión de agregar valor al grano y se vuelca todo a la producción agraria tradicional. Siempre está presente el problema de no saber si esto es una coyuntura, algo que se podría superar pasado un cierto tiempo, o bien si es estructural, algo que va a continuar y se va a profundizar con el correr de los meses y los años. Y hoy por hoy, parece que esta situación podría estar persistiendo en el tiempo", sostuvo el profesional.

Por otra parte, la posibilidad de incrementar la rentabilidad del sector a partir de un aumento de precios aparece como totalmente inviable, en el marco de un "enfriamiento" general de la economía con su consecuente caída en el consumo general. Al respecto, Lisa consideró que "no podemos entender el mercado de carne de cerdo descontextualizado del resto del mercado de carnes. Tuvo su auge reemplazando a la carne bovina y en parte a la aviar, y eso tuvo mucho que ver con el precio. La carne porcina se instaló masivamente porque su precio era accesible; y si bien hoy en día sigue existiendo diferencia, no es la que fue con respecto a la carne de vaca, mientras la aviar también está pasando por una crisis similar a la de cerdo".

"TRASLADAR A LOS PRECIOS, IMPOSIBLE"

Lisa reconoció que "es desde todo punto de vista imposible trasladar hoy los mayores costos al precio de venta. La demanda de carne fresca se está retrayendo de manera importante, no sólo de la de cerdo sino también de la bovina y la aviar. Ahí tenemos un "techo", porque si bien la carne porcina no varió de precio como sí ocurrió con las demás, el descenso en el consumo es palpable y hace inviable todo ajuste de precios".

Con respecto a la carne aviar, explicó que "tiene otra forma de producción y de comercialización; el productor corre mucho menos riesgo productivo, porque la gran empresa provee prácticamente todo. El aporte del productor queda reducido a una mínima expresión. Pero el mercado de carne porcina debe analizarse justamente inmerso en el mercado general de carnes. No se sabe cómo va a terminar esto. Los productores en su gran mayoría son muy eficientes, pero hoy en día no alcanza con eso", dijo Lisa.

"Ya veníamos advirtiendo que esto podía ocurrir, y por eso desde hace rato venimos aconsejando a los productores que se asocien, no sólo en lo productivo sino también en la manera de llegar de una manera más directa al consumidor. Es el desafío que sigue latente. El productor ya no hace cerdo; está haciendo carne, y esa carne debe acercarse lo más posible al lugar de consumo. No son fáciles los procesos asociativos, pero ojalá podamos avanzar en ese sentido, buscando alianzas estratégicas para que el productor siga produciendo, pero a la vez logre algún tipo de compromiso con las carnicerías, los frigoríficos, para que les respeten algún tipo de valor. En ese sentido, toda la agricultura tiene este nuevo desafío.

Ya no alcanza con producir el grano, sino que hay que cambiar la lógica: dejar de producir granos para producir alimentos. Es la tendencia, el cambio que se va a tener que ir dando, de a poco o rápidamente, ya veremos. Y lo que está ocurriendo con los cerdos indica claramente que esos cambios son vertiginosos. No siempre el mercado te va a dar tiempo para acomodarte", finalizó diciendo Lisa.

 Publicar en Facebook    

 

 

HOY - Editorial Acontecer-
Director: Federico M. Silveira
Coronel Dorrego 584
Tel: 02475-433469 Cel: 02474-15-564814
Rojas, Buenos Aires, Argentina
EDICION N° 591
Registro DNA en trámite.
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Desarrollo del sitio: El Portal SH 2012. Todos los derechos reservados.