Rojas, Buenos Aires, Argentina.
Hoy es lunes 23 de octubre de 2017 
Portada
Local
Región-Provincia
Argentina-Mundo
Deportes
Fallecimientos
Contacto
 

REGION-PROVINCIA

Panorama Bonaerense, tramas corruptas y barrio territorial
En una semana en la cual la cuestión de la corrupción –estatal, político-privada y también policial- da las primeras señales concretas de irrumpir con fuerza en el escenario bonaerense, el gobierno de María Eugenia Vidal logró una precaria paz sindical en un clima enrarecido por decisiones inminentes, mientras comenzó a sentir en los rigores de la construcción política territorial.

11/4/2016 | 10:40
(Por Andrés Lavaselli alavaselli@dib.com.ar).- En una semana en la cual la cuestión de la corrupción –estatal, político-privada y también policial- da las primeras señales concretas de irrumpir con fuerza en el escenario bonaerense, el gobierno de María Eugenia Vidal logró una precaria paz sindical en un clima enrarecido por decisiones inminentes, mientras comenzó a sentir en los rigores de la construcción política territorial.

Si la resonante denuncia –adelantada aquí- sobre un desfalco en el IOMA que superaría los mil millones de pesos resultase corroborada por la Justicia, Vidal ganará autoridad moral para una serie de modificaciones en curso respecto del funcionamiento del aparato estatal. Pero a la vez, probablemente quede expuesta a renovadas presiones.

Es que el directorio de la obra social cuya actuación analiza ahora la justicia no solo mantenía presuntas oscuras relaciones con un amplio entramado profesional y empresario sin el cual esos hechos no hubiesen sido posibles. También estaba integrado, cuando supuestamente ocurrieron los desfalcos, por representantes de importantes gremios provinciales que eventualmente podrían quedar salpicados.

La noticia llega en un momento en que la tensión gremial va, contra lo que podría parecer, en aumento. Es que por un lado, el gobierno logró destrabar el conflicto con los auxiliares docentes que tenía a centenares de alumnos con clases irregulares o directamente sin poder ir a la escuela. Pero a la vez, se apresta a tomar algunas medidas que podrían reactivar esa y otras peleas similares.

En concreto, el mes próximo el Ejecutivo volverá a aplicar, parcialmente, los descuentos por paro que les devolverá a los auxiliares la semana próxima. Y si cumple con la palabra empeñada, no reabrirá con ellos –ni con ATE- la discusión salarial. Además, Vidal estaría a punto de firmar un decreto que corta, de un modo más terminante que el que había aplicado Daniel Scioli, los pases de personal a la planta permanente del Estado.

Ese combo parece perfecto para volver a encender la mecha del conflicto gremial en el corto plazo, más allá de lo que ocurra en el segundo semestre, inflación mediante. Para colmo, el clima tiende a enrarecerse porque algunos gremios sospechan, a raíz del congelamiento mencionado y de las normas de reforma y modernización del Estado que se vienen votando, cambios en el manejo del empleo público que no los favorecerán.

Aunque no se trata por ahora más que de suspicacias, ¿qué dirían esos desconfiados gremialistas si hubiesen escuchado el pedido que hizo la gobernadora a los intendentes de Cambiemos después de contar la reunión que había mantenido con el presidente Mauricio Macri días atrás, en un encuentro reservado que mantuvo con ellos en La Plata a raíz del lanzamiento de un foro conjunto?
Allí, la gobernadora dijo que previsiblemente habló con Macri de la asistencia financiera que “seguramente” la provincia “va a seguir necesitando un tiempo” y que el presidente la miró y le dijo que “la cuenta es una sola”. Conclusión 1: “como la cuenta es una sola, las decisiones difíciles son de todos”.

Conclusión 2: “tenemos que hacer un esfuerzo sobre nuestras cuentas”.

Ese “esfuerzo”, dijo Vidal, tiene que derivar en un aumento de la inversión en capital “porque eso es lo que le cambia la vida a la gente”. Claro que para eso pidió que “revisemos los gastos”. Aclaró que “esto no quiere decir salir a despedir masivamente gente, pero sí revisar en qué gastamos y cómo los gastamos”. Para los gremialistas provinciales desconfiados, el dato tal vez sea el uso del plural inclusivo.

Pero si la trama de corrupción en el IOMA sobre la que ordenó avanzar Vidal amenaza con dejar expuestas vinculaciones entre el poder político saliente, algunos gremios y ciertos empresariosla gobernadora enfrenta por estas horas otro foco políticamente explosivo allí donde todos sus antecesores recientes tuvieron problemas: la policía Bonaerense, sometida a un proceso de achicamiento de jefaturas que recorta “cajas” y genera descontentos.

En el ejecutivo enredan en una misma madeja el robo a la familia del intendente de La Plata en su propia casa, la potenciación del justificado descontento salarial de los uniformados por parte de jefes desplazados (una movida que aún no se desactivó del todo) y la irrupción de varios casos de secuestros extorsivos con las medidas que viene aplicando Cristian Ritondo.

Como en el caso del gasto y en el del IOMA, aseguran que la orden de Vidal respecto de la policía es avanzar pese a todo. Para certificarlo, recomiendan mirar el episodio de los 36 sobres con 153.700 pesos que encontró Asuntos Internos, a raíz de una oportuna denuncia anónima, en la Jefatura Departamental de La Plata, donde ya hay cinco uniformados desplazados.

“Es solo una muestra de lo que encontramos en muchos lugares. La recaudación de los comisarios es escandalosa. Cuando terminemos ahí, ya hay otra departamental pesada, del Conurbano, en la mira”, prometen en el entorno de la Gobernadora.

LA TRAMA POLÍTICA

Mientras, en un plano desplazado de esos escenarios calientes pero ligados “la gestión”, la gobernadora comienza a desplegar, aún lejos de los micrófonos, los objetivos políticos en su discurso. “Tenemos una primera evaluación importante el año que viene, el año que viene volvemos a ser elegidos por la gente, más allá de que yo no sea candidata, el espacio debe revalidar su título”, le dijo a los intendentes en La Plata.
Consecuentemente, parece finalmente dispuesta a trabajar en la consolidación de un despliegue territorial tradicional, como demuestra la incorporación a su gabinete del duhaldista, kirchnerista, massista, macrista Jesús Cariglino, en un área tan demostrativa de los planes (y necesidades) políticas de Vidal como lo es la subsecretaría de Asuntos Municipales.

Esa incorporación, sumada los acuerdos con históricos del peronismo del Conurbano con terminal PRO en Emilio Monzó, da cuenta que en el equipo de Vidal hay quienes comienzan a creen que no alcanza solo con la “construcción de cercanía” en visitas a ciudadanos de a pie y el despliegue de un discurso público “no político céntrico” que le afina su oficina de comunicación.

Ese novedoso descenso al barro de la política común expone a Vidal a reproches que quizá hasta ahora no escuchó, porque son del campo propio. Esta vez los recibió Jorge Macri, cuando se mostró en el Foro como un primus inter pares antes del arribo de la gobernadora. “Mientras estamos acá hablando de ser un equipo, me llaman de mi distrito para decirme que desde Anses están entregando electrodomésticos”, se quejó un alcalde de la quinta sección.

Cuando Macri le explicó que había que tener cuidado para no aparece en la prensa cuestionando a la Anses desde Cambiemos, otro intendente, esta vez de la cuarta sección, intervino: “no es la Anses nada más, son el IPS, el IOMA y Desarrollo Social también.

Dejaron cabeceras de playa K activas y ahora son ellos los que siguen manejando la ayuda social”, le espetó, en una intervención avalada por varios más.

 Publicar en Facebook    

 

 

HOY - Editorial Acontecer-
Director: Federico M. Silveira
Coronel Dorrego 584
Tel: 02475-433469 Cel: 02474-15-494827
Rojas, Buenos Aires, Argentina
EDICION N° 591
Registro DNA en trámite.
Desarrollo del sitio: El Portal SH 2012. Todos los derechos reservados.