Rojas, Buenos Aires, Argentina.
Hoy es lunes 11 de diciembre de 2017 
Portada
Local
Región-Provincia
Argentina-Mundo
Deportes
Fallecimientos
Contacto
 

REGION-PROVINCIA

 

Panorama Político Bonaerense: sorpresas nacionales y señales en la Provincia

8/11/2015 | 18:03
LA PLATA (Por Andrés Lavaselli alavaselli@dib.com.ar).- Mientras la política nacional se agita al compás de una campaña por el balotaje que entrega giros y novedades que pocos preveían la noche del 25 de octubre, en la provincia, bajo una superficie congelada a la espera de la definición presidencial, ya se vislumbran con claridad cuáles pueden ser los primeros desafíos serios que enfrente la gobernadora electa, María Eugenia Vidal.

Los vaivenes de la disputa mayor recuerdan, una vez más, que en política no conviene dar nada por hecho de modo anticipado. Es que tras diez días en que parecía que nada podía entorpecer su paso arrollador, Mauricio Macri ahora debe resolver tensiones en su equipo, mientras que Daniel Scioli, que parecía a punto de ser devorado por las peleas de entrecasa, alineó tras de sí una energía militante hasta ahora inédita.

El problema de Cambiemos son los economistas. Macri lo sabía y por eso designó a Alfonso Prat Gay y a Rogelio Frigerio como voceros. Se suponía que eran los más aceptables para el gran público. Pero Prat Gay confirmó la unificación cambiaria para enero, lo que agitó el fantasma de la caída salarial, además de tratar de argentinos de segunda a los no porteños. Y Frigerio avaló declaraciones de su padre contra la universidad pública.

Además, los que se supone que deberían “callarse hasta el 22” no lo hicieron. Carlos Melconián trató de explicar que un dólar a 16 pesos no implica una suba de precios, lo que abrió una discusión que Cambiemos no quería dar, al menos ahora. Más periférico pero identificado, José Luis Espert volvió a decir que las paritarias son un mecanismo “fascista”. Juan José Aranguren, para colmo, hablo de reprivatizar YPF

En PRO, donde tienen números que hablan de una victoria cómoda ante Scioli pero menos holgada que los que tenían hace una semana, se prendieron luces de alarma y hubo quejas y reproches. Y es lógico: al acierto (en términos de estrategia discursiva) de responder con humor a las advertencias que lanza el FpV sobre lo que implicaría un gobierno PRO, le siguieron declaraciones propias que confirman esas críticas.

El sciolismo fue de la depresión a la moderada esperanza. Aunque siguen reconociendo que el triunfo es difícil, al menos corrigieron un par de cosas. La más importante: cerraron brechas internas y ahora el kirchnerismo ortodoxo participa de la campaña como no lo había hecho antes. Es parte de un renovado impulso militante que gana las calles, del que participa todo el oficialismo.

Con un Sergio Massa que, lanzado a la conquista del peronismo, ya aceptó que no dará apoyos explícitos, Scioli se sintió liberado para intentar seducir al 21 por ciento que lo apoyó. Lo hizo con promesas que en varios puntos quebraron el manual K, pero no provocó cismas ni reconvenciones. De ese modo, puede ahora ilusionarse al menos con sumar por dos lados: los kirchneristas convencidos y una porción de independientes.

BAJO EL AGUA

Mientras ese barullo termina de definirse, en provincia la agitación es más subterránea. En principio, con una legislatura inmersa en negociaciones a varias bandas, desde el entorno de Vidal emitieron nuevas señales sobre su futuro Gabinete. Los nuevo nombres que circularon (Cristian Ritondo, el más “peronista” de los PRO para Seguridad, el joven psiquiatra Andrés Scarsi para Salud, Carolina Stanley para Desarrollo Social) pueden variar o no, pero confirman la intención de ir por un perfil PRO puro.

Aunque en el radicalismo por ahora no hay reproches abiertos, son varios los que están preocupados: temen que del Ejecutivo no les toque más que secretarías. El argumento PRO es duro: “por qué cobrarían más los radicales, si no lo votos son de María Eugenia”, dicen.

Y recuerdan que además de la categoría de gobernador, la fuerza amarilla se quedó con todas las intendencias “importantes” de la provincia, donde se acumula el grueso del caudal electoral y los presupuestos que importan.

El otro frente para la gobernadora es económico. Roberto Baradel, el titular de Suteba (que no será recibido por Vidal, como pretende, antes del 10 de diciembre) ya avisó que encarará la paritaria con un pedido de aumento del 40 por ciento, 15 puntos por encima del índice de inflación opositor. En paralelo, Alejandro Mac Farlane, el CEO de Edelap y Edea –las distribuidoras eléctricas más importantes de la provincia- envió un comunicado a la Bolsa que anticipa un pedido de aumento de tarifas. Las negociaciones, como se ve, serán duras en el inicio de la nueva administración.

 Publicar en Facebook    

 

 

HOY - Editorial Acontecer-
Director: Federico M. Silveira
Coronel Dorrego 584
Tel: 02475-433469 Cel: 02474-15-494827
Rojas, Buenos Aires, Argentina
EDICION N° 591
Registro DNA en trámite.
Desarrollo del sitio: El Portal SH 2012. Todos los derechos reservados.