Rojas, Buenos Aires, Argentina.
Hoy es lunes 1 de mayo de 2017  
Portada
Local
Región-Provincia
Argentina-Mundo
Deportes
Fallecimientos
Contacto
 

LOCAL

Especialista en narcotráfico y seguridad disertó en Rojas
Sebastián Cinquerrui es sociólogo, dirigente del Partido Socialista en el Frente Amplio UNEN, y especialista en cuestiones vinculadas al narcotráfico.

17/6/2014 | 11:29

Sebastián Cinquerrui es sociólogo, dirigente del Partido Socialista en el Frente Amplio UNEN, y especialista en cuestiones vinculadas al narcotráfico.

Estuvo en nuestra ciudad, invitado por los partidos que componen esa fuerza política a nivel local, para hablar sobre asuntos de su especialidad y también sobre seguridad, políticas preventivas, etc.

La charla titulada "Inseguridad, violencia y narcotráfico" se realizó en el Hotel Victoria, con la presencia del diputado provincial Gustavo Vignali, los concejales Claudio Rossi, Leonardo Armellini y Marilyn Pugliese, y dirigentes socialistas, entre ellos David Mongay y Sandra Cuitiño.

Mucha gente se dio cita en el salón para escuchar la charla inicial de Cinquerrui, un profesional que, vale aclararlo, conoce infinidad de datos sobre el desarrollo histórico del narcotráfico a nivel nacional, continental y mundial, como así su realidad actual e información de contexto.

Entre otras cuestiones, sobre el narcotráfico se mostró partidario de "trabajar sobre la demanda", esto es, sobre los motivos que llevan a la sociedad a consumir sustancias ilegales, mientras que consideró como causa principal del delito a "la desigualdad social", afirmación que fundamentó con los resultados de diversos estudios realizados.
Luego de su disertación hubo un debate, en el que los presentes plantearon varias inquietudes y no sólo recibieron el aporte del destacado panelista sino también del diputado Vignali y de los concejales y dirigentes presentes.

ALGUNOS CONCEPTOS

Algunos de los conceptos expresados por el licenciado Cinquerrui durante la charla fueron los siguientes:
"Necesitamos desmitificar muchas de las ideas que tenemos sobre la seguridad, la inseguridad, el narcotráfico y la violencia. Estamos bombardeados con información proveniente de los medios de comunicación, no necesariamente ajustada a la realidad. Los números a veces no dicen lo mismo que los medios, porque a veces, por intereses concretos, o bien por falta de profundización de parte de los periodistas, las cosas no son como se muestran."
"Cuando hablamos sobre estos temas, el elemento central, prioritario, que ha disparado en nuestras sociedades el consumo de sustancias, la proliferación de crímenes violentos, tiene que ver con una sociedad que se ha vuelto crecientemente violenta. La resolución de conflictos se da de manera violenta, y no sólo los conflictos vinculados a hechos ilícitos: me refiero a lo cotidiano. Donde antes había discusión ahora hay una trompada, y donde antes la trompada ahora una puñalada. Los hospitales se llenan de hechos de violencia, no vinculados a la comisión de delitos sino a los llamados "crímenes interpersonales". La gran mayoría de los delitos dolosos que se cometen en el mundo, y sobre todo en Latinoamérica, están vinculados a situaciones interpersonales: violencia de género, intrafamiliar, entre personas que se conocen, entre amigos, entre automovilistas que chocan, en una riña que se da en la escuela... Los números indican eso: 8 de cada 10 crímenes no están vinculados con un hecho delictivo."
"Debemos interpelarnos como sociedad. ¿Qué nos está pasando? La explicación fácil es decir que los "pibes chorros", tratando de cometer un robo, terminan matando a la víctima. Esto es una partecita pequeña; lo más grande está vinculado con ciudadanos que no cometen delitos pero terminan participando de violencia que lleva a una muerte. Debemos pensar qué es lo que nos está pasando."
"¿Y dónde radica el origen de la violencia? El único elemento en el que todos coinciden, pese a que hay un montón, es la injusticia social; sociedades muy estratificadas, con una gran brecha entre el 10% más rico y el 10% más pobre. Donde hay muy pocos ricos que tienen mucho, y muchos pobres que no tienen nada, allí aparece la violencia. Está estudiado. Países pobres, pero con una brecha menor, son menos violentos; la pobreza está socializada. En cambio, países ricos, como los nórdicos, donde la brecha es angosta, también tienen poca violencia. El continente más violento del mundo es América Latina; y coincide en que es también el más injusto."
"La única manera de tener seguridad, mejores niveles de vida en estas sociedades, es luchar contra la desigualdad. Ahí está la responsabilidad nuestra: cómo hacer para construir una potencia política que nos permita dar vuelta este rumbo, trabajar contra la desigualdad social, tener una sociedad menos violenta y lograr mayor calidad de vida."
"Otro elemento importante es saber que la gran mayoría de los delitos no son cometidos por jóvenes. Esto echa por tierra toda la discusión sobre baja de la edad de imputabilidad. Un estudio realizado por la Corte Suprema indicó que sobre 140 homicidios cometidos en Capital Federal en el año 2010, uno solo fue cometido por un menor de 14 años, y cuatro o cinco por menores de 18. El resto fueron todos cometidos por mayores. Y el sector que parece más fuerte, hombres entre 25 y 45 años, son los que más lo sufren. Principalmente los de los sectores populares, más que en la clase media. Hay que desmitificar estas cuestiones."

"También hay que tener en cuenta que en los últimos años, la Argentina se ha ido relacionando con el mercado mundial de drogas, y eso impacta no sólo en el consumo sino en la corrupción de las instituciones del Estado. La Argentina de la última década permitió que nos convirtamos en un país altamente de consumo, y productor de sustancias. La Argentina es hoy el principal consumidor per cápita de cocaína, y el tercer país exportador hacia el mundo. No porque se fabrique toda acá, sino porque la triangulamos desde acá."

"Cuando se hizo el plan Colombia, en la década del 90, fue algo diseñado por los EEUU persiguiendo la fantasía de aniquilar las plantaciones de coca, con fumigaciones masivas. Una serie de decisiones equivocadas, pero lo que se impulsó fue un corrimiento de la producción de cocaína hacia el cono sur. Tanto Argentina como Brasil y Chile tienen una industria química importante, y condiciones sociales que les permite ser "amigables" con el narcotráfico. Chile logró "blindarse", supo frenarlo; a Brasil le ha costado mucho, porque arranca con un piso de conflictividad mayor que el nuestro; pero la Argentina decidió ser amigable, y frente a la gran industria química que nos permite importar la hoja de coca y procesarla para producir la cocaína y exportarla, flexibilizamos los controles fronterizos. Evitamos que los precursores se vayan hacia los países productores de hoja, pero no controlamos que la sustancia ingrese al país. Las condiciones objetivas están: grandes pistas de aterrizaje, difícil control, una frontera seca muy compleja, tres países en el norte muy familiarizados con estas sustancias, como son Bolivia, Brasil y Paraguay, una costa muy extensa para sacar la droga por vía marítima... Todo esto permitió a la Argentina tener las condiciones propicias, sociales, económicas, culturales y políticas para ser el país con mayor penetración de narcotráfico."
"A todo esto hay que agregarle dos leyes de lavado de activos: la primera con algún grado de eficiencia macroeconómica, y la segunda, un fracaso económico, pero un gran éxito para algunos actores particulares. De hecho, los hermanos Meyendorff, los "señores de los mares", con pedido de captura internacional del FBI, dueños de submarinos que transportan sustancias, lavaron plata legalmente en la Argentina por las leyes de lavado. Situaciones que algunos podrían explicar desde la intencionalidad política, otros desde la torpeza, pero es muy difícil que en una década donde se ha degradado tanto la responsabilidad respecto del narcotráfico, sabiendo que estaban dadas las condiciones propicias para que nos convirtiéramos en un país amigable con estas situaciones, sería una ingenuidad nuestra pensar que únicamente hubo omisión. Creemos que hubo complicidad."
"Hubo responsabilidades políticas; y nosotros nos merecemos otra alternativa, otras ciudades, otras provincias. Claro que para eso tenemos que construirlas, y para eso cada uno debe poner su granito de arena. Bajar los niveles de violencia, y construir las alternativas políticas que nos permitan no ser cómplices, rechazar la corrupción en las instituciones. Esto por supuesto que no se puede lograr al ciento por ciento; no existe la sociedad idílica. Pero es la utopía la que nos permite ir caminando."

 Publicar en Facebook    

 

 

HOY - Editorial Acontecer-
Director: Federico M. Silveira
Coronel Dorrego 584
Tel: 02475-433469 Cel: 02474-15-564814
Rojas, Buenos Aires, Argentina
EDICION N° 591
Registro DNA en trámite.
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Desarrollo del sitio: El Portal SH 2012. Todos los derechos reservados.