Rojas, Buenos Aires, Argentina.
Hoy es lunes 29 de mayo de 2017  
Portada
Local
Región-Provincia
Argentina-Mundo
Deportes
Fallecimientos
Contacto
 

REGION-PROVINCIA

Panorama Político Bonaerense: corrimientos y fotos engañosas
LA PLATA (Por Andrés Lavaselli alavaselli@dib.com.ar).- Aunque no mereció mayor debate público, el Congreso del PJ nacional del viernes es un hecho político de importancia: terminó de consagrar la recuperada centralidad del peronismo clásico en el dispositivo electoral del oficialismo, que además dio nuevos indicios de que dirimirá en internas su candidatura, mientras empujó a líderes opositores a un acercamiento con Sergio Massa, enfrascado a su vez en una incipiente disputa con Mauricio Macri.

11/5/2014 | 19:07
LA PLATA (Por Andrés Lavaselli alavaselli@dib.com.ar).- Aunque no mereció mayor debate público, el Congreso del PJ nacional del viernes es un hecho político de importancia: terminó de consagrar la recuperada centralidad del peronismo clásico en el dispositivo electoral del oficialismo, que además dio nuevos indicios de que dirimirá en internas su candidatura, mientras empujó a líderes opositores a un acercamiento con Sergio Massa, enfrascado a su vez en una incipiente disputa con Mauricio Macri.
Lo que ocurrió en Parque Norte, reducido a sus términos esenciales, consiste el diseño de la estructura de transición del peronismo leal a la Casa Rosada, resuelta con la entronización en puestos de conducción de dirigentes que no competirán por suceder a Cristina Fernández de Kirchner en 2015 y la ubicación de los siete “presidenciables” en cargos formales (y creados ad hoc), es algo así como la foto dela línea de partida de la carrera que se disputará en el oficialismo. Pero a la vez es una imagen engañosa.
Es que, por un lado, los seis lugares que lograron dirigentes de La Cámpora, antes sin participación real en este escenario, puedeN hacer creer que también están colonizando el PJ cuando, de hecho, parece ocurrir algo diferente: el comienzo de una nueva relación de esa agrupación con el peronismo clásico (antes denostado), en términos que implican que la idea de ignorar a esa estructura en favor de Unidos y Organizados no funcionó. Quizá por eso, José Ottavis dijo que “La Cámpora no existe más”.
Por otra parte, la presentación de Scioli, Urribarri, Urtubey, Domínguez, Fernández, Rossi y Randazzo como aspirantes en pie de igualdad también esconde más de lo que muestra. En principio, no son siete, sino seis y uno: Scioli y los demás. Además, está claro que, a menos que CFK quiera que Scioli gane por paliza, no llegarán todos sus apadrinados. En resumen: parece que el gobernador consiguió la interna que necesita, y la Casa Rosada una estrategia que ayude a evitar pérdidas anticipadas de poder. Tal vez por eso, Scioli dijo que se trató del primer paso para el triunfo en 2015.

Los excluidos
Esa reorganización del peronismo fue evidentemente endogámica: contra lo que querían algunos gobernadores (entre ellos, notoriamente Scioli) no incluyó a opositores como José Manuel De La Sota, Claudio Poggi y Daniel Peralta. Y más estruendosa aunque más esperadamente, a Sergio Massa. De cajón, dirigentes respondieron con elogios mutuos y anuncios de actos conjuntos, lo que confirma que la movida en el oficialismo tiende a juntarlos. Por ahora.
El caso más saliente es el de Massa: si algo confirmó el Congreso es que el entramado que forman los gobernadores oficialistas le es, todavía al menos, refractario. Por eso, sobre el fin de semana el tigrense hizo trascender que podría hacer un lanzamiento formal de su candidatura inmediatamente después de la finalización de la participación Argentina en el mundial de fútbol, mientras profundiza el armado con intendentes. La idea es no quedar rezagado en la instalación.
Esa preocupación del massismo, que ciertamente no existía hace dos meses, tiene una explicación tendencial y coyuntural: Massa sigue liderando las encuestas de intención de voto. Todas. Pero viene perdiendo una buena cantidad de puntos. En perspectiva, entonces, la agenda centrada en la crítica apoyada en iniciativas parlamentarias que viene desarrollando podría no llevarlo al lugar deseado. De ahí, entonces, la idea que maneja su equipo de producir un golpe. Un shock que, justamente, corte la tendencia.
Es que, a contraluz del zarandeado pacto secreto con CFK (un pacto que tan improbable que impondría a todo el peronismo oficialista aceptar pasivamente ir a las elecciones unido a una voleta de derrota), Mauricio Macri se viene convirtiendo en un competidor directo de Massa. Al menos, eso se desprende de los cruces de dirigentes de PRO y el FR, que en buena medida responden a la lectura macrista según la cual lo que viene perdiendo el tigrense lo gana el porteño, y no Scioli.
Macri, con todo, tiene una flaqueza grave: la provincia. Mejor dicho, el Conurbano. Por eso, decidió emprender una tarea titánica para un dirigente de su perfil y con su estructura: duplicar la intención de voto que tiene en esos distritos. Para eso, lanzó ayer una ofensiva que incluirá la apertura de puestos de PRO en el corazón del poder peronista. Y que reforzará con una intensa agenda de contactos territoriales. Es una apuesta complicada, de la que tal vez dependerá buena parte de su futuro político.

 Publicar en Facebook    

 

 

HOY - Editorial Acontecer-
Director: Federico M. Silveira
Coronel Dorrego 584
Tel: 02475-433469 Cel: 02474-15-564814
Rojas, Buenos Aires, Argentina
EDICION N° 591
Registro DNA en trámite.
Encontrá este widget en www.argentina.ar
Desarrollo del sitio: El Portal SH 2012. Todos los derechos reservados.