Rojas, Buenos Aires, Argentina.
Hoy es jueves 27 de julio de 2017 
Portada
Local
Región-Provincia
Argentina-Mundo
Deportes
Fallecimientos
Contacto
 

REGION-PROVINCIA

Por casos de violencia de género hubo cinco presos en Junín
No fue necesario que volvieran a golpear a sus ex o actuales esposas o parejas. Después de la primera denuncia, el simple hecho de reiterar en flagrancia la violación de una prohibición de acercamiento a la víctima los puso entre rejas durante varios días. Aseguraron que no se trata de personas marginales y con antecedentes por otros delitos. Pero los fiscales de esta ciudad pidieron su detención por considerarlos de alta peligrosidad.

28/1/2013 | 08:39
JUNÍN (Informe de DEMOCRACIA) - ¿Pudo haberse evitado que Miguel Angel López desatara la masacre del 3 de enero en Lincoln, donde degolló a su ex pareja, Nélida Rosana Bustos, de 34 años, y la hija, Evelyn Gianna Sarmiento de sólo 10 años?

Tal vez si.

Otras dos mujeres que convivieron con el homicida -se suicidó el mismo día de los crímenes- lo habían denunciaron por violencia, pero nadie hizo nada.

A pesar de la tragedia, el caso disparó un alerta entre distintas autoridades vinculadas a la problemática de la violencia de género.

Y en el Departamento Judicial de Junín se adoptaron duras medidas contra cinco hombres golpeadores, ordenando su detención en comisarías y hasta su reclusión en la Unidad Penitenciaria Nº 49 durante varios días, por reiteración de violaciones a medidas impuestas por un juez

De acuerdo a la información a la que tuvo acceso LA VERDAD las causas corresponden a distintos hechos ocurridos en localidades de la zona y en Junín, y los imputados no son personas marginales y con antecedentes por otros delitos, como robo o asalto.

Los funcionarios judiciales consultados por este diario indicaron que “después de ser excarcelados, estos hombres van a pensar dos veces antes de volver a golpear o violar alguna medida, porque ya conocieron lo que es una cárcel y además quedan bajo la tutela del Patronato de Liberados durante un año y medio o dos, y ante cualquier falta que cometan, incluso hasta un accidente de tránsito, van a juicio y en caso de ser condenados la pena es de cumplimiento efectivo, es decir que regresan a una celda”.

Todos tenían
antecedentes
por hechos
similares

La mayoría de las denuncias quedaron radicadas en la Fiscalía Nº 9 de Resolución Alternativa de Conflictos Penales, donde se iniciaron causas que siguieron en trámite.

En uno de los casos estaba involucrado un criador de caballos de la ciudad de Ameghino contra quien había varios expedientes por violencia familiar y reiteración delictiva de episodios similares.

Los voceros detallaron que “este hombre no cumplió con una prohibición de acercamiento a su ex pareja, quien hizo la denuncia en el mismo momento que estaba cometiendo esa falta y la Policía la constató en flagrancia. Nosotros le invocamos al juez de Garantías la mayor peligrosidad delictiva de este sujeto, no acatar la orden judicial que le impedía acercarse y al mismo tiempo la puesta en riesgo cierto a la víctima de la vida de la víctima”.

De la comisaría
a la cárcel

En base a esa argumentación el magistrado ordenó la detención del acusado y su alojamiento en la comisaría de Ameghino.

Cuando estuvo en la fiscalía, después de permanecer un día preso, dijo: ‘Nunca más voy a pisar una comisaría’. Pero como respuesta escuchó: ‘No, no vas a estar más en la comisaría, porque ahora te vas a la Unidad 49’”.

A partir de esa resolución, cada vez que aparece una causa en la que el acusado de violencia familiar o de género tiene antecedentes o un expediente en trámite por hechos de la misma índole, los fiscales solicitan la detención.

Una de la fuentes judiciales aclaró que “con las personas que terminaron presas no siempre el motivo fueron lesiones; también hubo amenazas o desobediencia (no acatar una prohibición de acercamiento, por ejemplo) que se cometieron en flagrancia, o sea que el hecho fue constatado por la Policía en el momento que estaba sucediendo y eso se logró porque los primero que hizo la víctima fue llamar a la comisaría”.

Otro de los funcionarios recordó que en Lincoln ocurrió un hecho en el que “se pegaron los dos -el hombre y la mujer- pero a su vez el hombre amenazó a la mujer con un arma en el mismo hecho, así que a ese se lo imputó por un concurso de delitos”.

“Se ponían a
llorar y pedían
por favor cuando
les decíamos que
iban a la 49”

Aunque los sujetos que quedaron presos estuvieron cinco días detenidos en comisarías y en la Unidad Penitenciaria 49 (Alcaidía), “cuando se les comunicó que iban a la cárcel algunos se ponían a llorar y pedían por favor, porque si bien son personas violentas y peligrosas nunca antes habían pisado una celda. Son hombres que parecen comunes, que trabajan y algunos tienen un buen pasar, pero ‘se les traba la cabeza’. Sin embargo, no tienen nada que ver con aquellos que se dedican a robar y están acostumbrados a estar en un calabozo”, explicó uno de los voceros a LA VERDAD.

En relación al aspecto técnico, el funcionario precisó que individualmente “estos delitos no son detenibles, pero frente a la reiteración o concurrencia de hechos y con la correspondiente certificación de los antecedentes (lesiones leves, amenazas, desobediencia), se pide la detención y los jueces la están dictando”.

No obstante advirtió que “no se puede asegurar que estos hombres -los detenidos- no reincidan e incluso hagan algo más grave, pero después de lo que vivieron se fueron convencidos de que era la última vez que querían estar adentro de una cárcel”.

Bajo control
durante dos
años

En la misma línea las autoridades resaltaron que “logramos que las causas vayan por la suspensión del juicio a prueba con plazos altos -entre un año y medio y dos, es decir que durante ese lapso el imputado va a estar controlado por el Patronato de Liberados con medidas cautelares, como puede ser la prohibición de acercamiento o contacto con la víctima. Si viola alguna de esas pautas de conducta o si comete otro tipo de delito e incluso si aparece vinculado a un simple accidente de tránsito, se le cae la suspensión del juicio a prueba y va a juicio por el nuevo hecho. En caso de ser condenado la pena es de cumplimiento efectivo, es decir que pasa a integrar el sistema carcelario”.

La modificación de la ley llamada de “Feminicidio”, la convivencia o el concubinato califican los delitos que se remiten al artículo 80 del Código Penal (Homicidio).

Por ejemplo, las lesiones pasas a ser calificadas y aumenta la pena.

“No sabemos si esto es la solución pero no podemos esperar que un hombre muela a palos o mate a su mujer para hacer uso de la ley de violencia familiar y poder pedir detenciones. Cuando se constatan dos, tres o cinco desobediencias a la orden de un juez, está bien que se ordene la detención del imputado por más que sea una violación de pautas de conducta”, consideró uno de los funcionarios.

Cada vez más
denuncias

Por otra parte opinó que en la actualidad “hay muchos más casos denunciados a partir de la puesta en funcionamiento de la Comisaría de la Mujer y en lo que va de este mes son muchos hechos, aunque también sabemos que hay un agujero negro de casos que no se denuncian. Este año se inició con el episodio de violencia familiar en Lincoln, que terminó con tres muertos: la mujer, la hija y el que las mató a ambas, que después se suicidó”.

Al respecto observó que “no sabemos si podría haberse evitado, pero si bien la última víctima no tenía denuncia radicada, otras dos mujeres sí habían denunciado a este hombre (Miguel Angel López) que degolló a su ex pareja y a la hija de 10 años. Lo que tiene que quedar claro es que no hace falta que a una mujer le peguen dos o tres veces para que su pareja o marido quede detenido”.

Por eso instó a las víctimas a “animarse y hacer la denuncia para que al agresor se le inicie una causa y ante la violación de cualquier pauta de conducta o reincidencia en la violencia, pueda quedar preso”.


“No es sólo dar un golpe”

“Hay que resaltar decisiones como las asumidas por el fiscal (Carlos) Colimedaglia y el juez (Marcos) Cornaglia, como así también el sábado pasado, por la fiscal (Silvia) Ermácora y la jueza (María Laura) Durante, quienes adoptaron el mismo temperamento”, resaltó el titular de la Oficina de Asistencia a la Víctima, Andrés Rosa.

El funcionario aseguró que “si vemos que en los primeros quince días de enero se contabilizaron siete victimas de violencia de género, seis de ellos en la provincia de Buenos Aires, debemos comprender la gravedad de este flagelo”.

En ese sentido remarcó que “reducir los índices de violencia en nuestra sociedad es un deber indelegable de todos los poderes del Estado y además constituye un compromiso inclaudicable de esta gestión Local”.

Según Rosa, “violencia no es solo dar un golpe, violencia también es el insulto, el aislamiento, el menoscabo, el control de los movimientos, las amenazas y la restricción en la disposición de bienes propios”.

En ese sentido consideró que “nuestras instituciones tienen que estar preparadas para la detección temprana de estas situaciones, para la atención correcta de las víctimas, para su contención y su asesoramiento jurídico, psicológico y social”.

Asimismo recordó que “la Comisaría de la Mujer y las distintas oficinas del Gobierno Local que trabajamos en la atención a las victimas de violencia familiar, somos espacios en los cuales promovemos un abordaje integral de la violencia contra las mujeres y también trabajamos en la prevención. En este último aspecto el trabajo llevado a cabo por la Mesa Local de Violencia es muy importante, ya que ha servido para validar instrumentos de recolección de información, seguimientos de casos, definir los diferentes niveles de intervención. Todo este trabajo en red de articulación favorece la eficacia de nuestras acciones”.

Rosa reiteró que “no podemos más que celebrar estos actos judiciales (las detenciones de hombres acusados de violencia familiar)”, y añadió que “este debe ser un compromiso cotidiano y a través de intervenciones como estas estamos contribuyendo a una sociedad más justa”.

 Publicar en Facebook    

 

 

HOY - Editorial Acontecer-
Director: Federico M. Silveira
Coronel Dorrego 584
Tel: 02475-433469 Cel: 02474-15-494827
Rojas, Buenos Aires, Argentina
EDICION N° 591
Registro DNA en trámite.
Desarrollo del sitio: El Portal SH 2012. Todos los derechos reservados.